Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿En qué gastaría usted 100 millones de euros del Ayuntamiento de Madrid?

El presupuesto dejará en manos de los vecinos hasta el 15% del dinero municipal

Carmena, en su reunión ayer con el presidente de la patronal madrileña, Juan Pablo Lázaro. Ampliar foto
Carmena, en su reunión ayer con el presidente de la patronal madrileña, Juan Pablo Lázaro. AYUNTAMIENTO DE MADRID

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, pondrá en marcha en los próximos meses una serie de herramientas para que los ciudadanos puedan elegir los objetivos fundamentales del Ayuntamiento; impulsar iniciativas mediante referéndums; hacer oír su voz directamente en los plenos; y, sobre todo, decidir cómo se gasta una parte del presupuesto municipal que podría superar los 100 millones de euros.

“Parte del presupuesto” será gestionado con una plataforma informática: los vecinos de un barrio, un distrito o de toda la capital —dependiendo de a quién afecte la iniciativa— propondrán cómo gastar el dinero, con la ayuda de una comisión de expertos. En las ciudades usadas de modelo, desde París a Nueva York, esa “parte” oscila entre el 5% y el 15% del presupuesto total, lo que en Madrid supondría de 220 a 660 millones.

El Ayuntamiento quiere que la cifra en manos de los vecinos sea la más alta posible, pero empezará por un porcentaje (dentro de la citada horquilla del 5% al 15%) del presupuesto de inversiones, que en 2015 ascendía en total a 220 millones, pero en 2009, antes de la crisis, rozaba los 600 millones.

¿Y cuánto cuesta una biblioteca?

Entre 2004 y 2011, el exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón invirtió 10.457 millones en la ciudad (más de la mitad, con dinero a crédito de los bancos). El principal proyecto fue el soterramiento de la M-30 (4.142 millones) bajo el parque de Madrid Río (371 millones), pero hubo otras actuaciones que pueden orientar a los vecinos sobre cómo gastar la parte del presupuesto municipal que se ponga en sus manos.

Así, por ejemplo, el túnel de la avenida de Pío XII costó 68,5 millones; un paso elevado sobre la M-30 salió por 2,4 millones; la remodelación de los bulevares de las calles de Ibiza y Sainz de Baranda, 1,9 millones; la remodelación de la calle de Fuencarral, 1, 7 millones; la remodelación de la colonia de Los Rosales (Villaverde), 1,4 millones; la supresión de los pasos elevados de Cuatro Caminos y Santa María de la Cabeza, 43 millones; el aparcamiento de la plaza de Ramales, un millón; los 64 kilómetros del anillo verde ciclista, 40 millones; un centro deportivo municipal oscila entre 10 y 15 millones de euros; una instalación deportiva básica como la del paseo Imperial, 2,7 millones; una biblioteca sale por siete millones; un centro cultural, por cinco millones; una escuela infantil, por tres millones; y un centro de día para enfermos de Alzheimer, por siete millones.

Así, los vecinos podrían llegar a manejar directamente hasta 100 millones, según fuentes municipales. A esa cantidad dentro del presupuesto de toda la ciudad se sumaría otro porcentaje de la partida destinada específicamente a los distritos (515 millones este año; 600 millones en 2009); en este caso, la participación ciudadana directa no se limitaría a las infraestructuras sino que abarcaría a la mayor parte del dinero asignado a cada barrio.

Los madrileños podrán participar de otras muchas maneras: la principal será registrar una iniciativa, que será debatida en un portal de internet y, si logra suficiente apoyo, sometida a referéndum (una vez adaptada a la legalidad vigente por el Ayuntamiento).

Un mismo día cada cierto tiempo se someterán todas esas iniciativas a votación, y aquellas en las que gane el sí, independientemente de cuánta gente vote, se sacarán adelante. “No habrá limitación” sobre el tipo de iniciativas, llegándose al punto de que podrían incluso anular decisiones del gobierno, que sólo podría cambiarlas con otro referéndum.

Además, el Ayuntamiento permitirá proponer “objetivos prioritarios”, que serán votados y, en caso de lograr un apoyo significativo, incorporados al programa de trabajo de la alcaldesa.

Los madrileños también podrán enviar sus preguntas a los concejales, que deberán responderlas en el plazo de un mes. Y comentar los plenos municipales en directo: las frases con más apoyos se proyectaran en pantallas dentro del salón de plenos y serán leídas en voz alta.

Dentro de ese programa de trabajo, que dirige el edil de Participación Ciudadana, Pablo Soto, también está la intención de que toda la Administración local use software libre en vez de programas de Microsoft, Oracle, etcétera. Eso ahorrará “millones de euros”, según fuentes municipales.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram