Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Canal, que Aguirre quería privatizar, ganó 225 millones en 2014

Cifuentes se ha comprometido con Ciudadanos a mantener la titularidad 100% pública de la empresa responsable del suministro de agua en la región

Protesta contra la privatización del Canal en 2011. Ampliar foto
Protesta contra la privatización del Canal en 2011.

El Canal de Isabel II Gestión SA, responsable del suministro de agua en la región, tuvo unos beneficios de 225,6 millones de euros en 2014, 26 millones más (incremento del 11,5%) que el año anterior. La compañía está participada en un 82,4% por el ente público Canal de Isabel II y el 17,6% restante por los 111 municipios presentes en el accionariado. La futura presidenta de Madrid, Cristina Cifuentes (PP), se ha comprometido a mantener la titularidad pública del 100% del Canal, en contra de sus predecesores.

La Comunidad se empezó a plantear la privatización de casi la mitad del Canal en 2008, con Esperanza Aguirre de presidenta (2003-2012). El motivo aducido por los últimos Ejecutivos del PP para desprenderse del 49% del accionariado era hacer frente a 4.000 millones en inversiones a las que obligará la Unión Europea la próxima década.

Antes del verano de 2010, Aguirre aplazó la salida a Bolsa “por la situación de los mercados”. En febrero de 2012, Ignacio González, por entonces el vicepresidente regional y presidente de la empresa pública de agua —en septiembre de ese año sucedió a Aguirre al frente del Gobierno regional— esperaba dejar en manos privadas casi la mitad de la compañía “antes del verano”, en una operación en la que el Gobierno regional ingresaría más de 1.050 millones. Tres meses después, de nuevo “las condiciones de los mercados” obligaron a la Comunidad a darse de plazo hasta 2016. Cifuentes, sin ser investida todavía presidenta, ha renunciado a esa posibilidad en su pacto con Ciudadanos.

El Gobierno regional ha valorado a Canal Gestión en 2.148 millones. Esta sociedad anónima, creada en junio de 2012, asumió las funciones que hasta entonces desarrollaba el Canal de Isabel II, fundado en 1851 bajo el mandato de Bravo Murillo y el auspicio de la reina Isabel II y reducido ahora a un ente público de supervisión. El contrato por el que se cedió la gestión a la nueva sociedad, que admite que la “finalidad” de “llevar a cabo la gestión indirecta del servicio”, tiene una duración de 50 años improrrogables.

El importe neto de la cifra de negocios de la compañía fue de 830,6 millones en 2014, dos millones más que en 2013. El resultado de la explotación ascendió a 220,4 millones (208 millones el curso anterior) una vez descontados los gastos de personal (111,9 millones; 83,8 millones en salarios) y 287,2 millones en otros gastos de explotación. El patrimonio neto a 31 de diciembre de 2014 mejoró respecto al ejercicio previo, siendo de 2.993 millones (2.915 millones en 2013).

El pasivo corriente de Canal Gestión se incrementó en más de 100 millones en 2014, pasando de 479,1 a 586,1 millones. A su vez, el pasivo no corriente se rebajó de similar manera, cayendo de 1.325 a 1.211 millones. La deuda se redujo en 49 millones (de 1.482,7 a 1.433,8 millones), gracias en buena parte a los 708,5 millones pendientes con empresas del grupo y asociadas a largo plazo (en 2013 eran 861 millones); 215 millones a largo plazo; 208,6 millones a corto plazo (en 2013 se debían 98,5 millones por este concepto); 171 millones con empresas del grupo y asociadas a corto plazo; y 130,5 millones con acreedores comerciales y otras cuentas a pagar (una mejora en 12 millones).

De acuerdo con el plan de amortizaciones incluido en el contrato programa de Canal Gestión, en diciembre de 2015 debería quedar una deuda de 350 millones.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram