Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unió planta cara a Mas y concurrirá en solitario a las elecciones del 27-S

Los críticos se constituyen en la plataforma Herederos de 1931 y Rigol rompe el carnet

L'Hospitalet de Llobregat
Josep Antoni Duran Lleida y Joana Ortega, este sábado, en el consejo nacional de Unió.
Josep Antoni Duran Lleida y Joana Ortega, este sábado, en el consejo nacional de Unió.

Unió decidió ayer plantar cara a la lista del presidente Artur Mas, y presentarse en solitario al 27-S. La decisión llegó tras uno de los consejos nacionales más tensos y largos que se recuerdan en el partido que culminó la semana en la que Unió y Convergència han roto por sus diferencias en el proceso soberanista. El sector crítico se constituyó en la plataforma Herederos de 1931 y dará apoyo a Mas. La crisis se ha cobrado una baja: Joan Rigol se dio de baja del partido.

Ni el secretario general del partido, Ramon Espadaler, ni el líder, Josep Antoni Duran Lleida, quisieron dar pistas sobre quién puede encabezar la lista del partido. Lo que sí que está claro es el punto principal del programa: un apoyo al proceso soberanista con matices, circunscrito al respeto a la legalidad. El texto emana de la pregunta que hizo la dirección a la militancia el domingo pasado, que fue avalada por una diferencia pírrica. La propuesta gozó de mayor apoyo en el consejo nacional, con el 69% de los votos a favor. Los críticos denunciaron que la votación no estaba prevista y que muchos de sus efectivos se habían ido de la sala.

“CiU ha muerto, ¡viva Unió!”, proclamó Espadaler, ante los consejeros nacionales. Tras ocho horas de debate, explicó qué espacio busca el partido: “Nos dirigimos al electorado de CiU que tenía dudas e incertidumbres sobre el proceso. Corríamos el riesgo de que lo abandonaran”, dijo Espadaler. La dirección cree que su opción tiene salida electoral, pero calculan que será modesta.

Unió siempre ha sido un partido al lado del nacionalismo y ahora lo veo para otra estrategia que no es la mía", justifica Joan Rigol

El dirigente democristiano lanzó varios dardos a Mas por su propuesta para el 27-S. “Hay quien propone una lista de país; nosotros haremos una para el país”, dijo, antes de ironizar sobre el hecho de que Convergència no concurra con su marca el 27-S. “Ahora se lleva esconder las siglas, pero nosotros no lo haremos. Somos un partido histórico. Desde el 1934 no nos presentábamos en solitario”.

Los críticos del partido seguirán con su guerra. El secretario general de Universidades, Antoni Castellà y Núria de Gispert, presidenta del Parlament, leyeron un manifiesto y anunciaron que constituirán la plataforma Herederos de 1931 en la que darán apoyo a Mas con vistas a lograr la “máxima unidad” con vistas al 27-S. “Unió ha decidido abandonar el bloque soberanista”, argumentaron. Este jueves darán detalles de su proyecto, al que pedirán que se sumen a los militantes de Unió que han abandonado el partido por las reticencias de la cúpula a la independencia.

Su futuro en la formación es una incógnita. Espadaler dejó entrever que los críticos podrían ser expulsados si apoyaban la candidatura de Mas: “Unió lo que no hará es jugar en dos candidaturas diferentes, me parecería una falta de rigor y de respeto”, expresó. Las 80 intervenciones del debate fueron un cúmulo de reproches cruzados. Los críticos más combativos llegaron a acusar a los fieles de Duran de actuar al servicio del Estado, mientras que los afines a la cúpula reprochaban al sector soberanista su “deslealtad”.

El único consenso que se vivió fue el homenaje a Joan Rigol, militante histórico y expresidente del Parlament, que anunció su adiós a la formación para apoyar a Mas tras haberse implicado activamente en la campaña que el sector soberanista del partido lanzó para promulgar el no. “Unió Democràtica siempre ha sido un partido al lado del nacionalismo, pero ahora lo veo para otra estrategia que no es la mía, tan digna como otras”, justificó Rigol que añadió: “Quiero dar un paso al lado de los que claramente defienden que Cataluña necesita un Estado. Para el 27-S se necesita claridad”.

Más información