Ciudadanos complica el acceso de Ciscar a la Diputación de Alicante

Las pegas del partido de Albert Rivera al exvicepresidente del Consell dan alas a los sectores críticos con el presidente provincial del PP de Alicante

El presidente provincial del PP de Alicante, José Ciscar.
El presidente provincial del PP de Alicante, José Ciscar.MÓNICA TORRES

El acceso del presidente provincial del PP de Alicante, José Ciscar, a la presidencia de la Diputación se ha complicado. Los reparos de Ciudadanos y las presiones de los sectores críticos del PP alicantino, liderados por Miguel Ortiz y Luisa Pastor, dificultan el acceso de Ciscar a la presidencia de la Diputación.

El PP alicantino quedó a solo un diputado provincial de la mayoría absoluta para alcanzar la presidencia de la Diputación, pero Ciudadanos no está dispuesto a apoyar a los populares si el candidato es José Ciscar o Luisa Pastor, que ya ha dicho que se retira. Entre los argumentos que Ciudadanos esgrime para evitar apoyar a Ciscar destaca el de la gestión ineficaz que el partido de Albert Rivera atribuye al exvicepresidente de la Generalitat.

Fuentes próximas a la direcciòn provincial del PP alicantino destacan que uno de los responsables del partido de Albert Rivera en la provincia de Alicante es Emigdio Tormo, un exconcejal popular de Elche, que mantiene una estrecha relación con el núcleo que en su día construyeron Eduardo Zaplana y José Joaquín Ripoll. Las mismas fuentes recalcan que no permitirán que sea Ciudadanos quien decida cómo se gobierna el PP en la provincia de Alicante.

Ciudadanos ya se ha reunido con el PSPV-PSOE para hablar del futuro de la Diputación de Alicante, especialmente después de que el pasado sábado decidiesen apoyar la investidura como alcalde de Gabriel Echávarri, que disponía de mayoría suficiente con Compromís y Guanyar Alacant. Un acto que para muchos fue interpretado como un aviso a Ciscar.

A esta presión que sufre la candidatura de Ciscar se suma la que nace de su propio partido. Luisa Pastor, actual presidenta de la Diputación alicantina, ha confirmado este miércoles que se retira de la carrera por volver a presidir el ente provincial. Su renuncia le ha servido para instar a su rival a que haga lo propio y “dar posibilidades a otros”. En su balance de legislatura, Pastor ha apostado por el exalcalde de Altea, Miguel Ortiz, el nombre más visible para disputarle el trono provincial al presidente del PP alicantino.

El problema no acaba ahí, un total de 42 ediles populares se han postulado para acceder a las 15 plazas de diputado provincial, lo que ha aumentado las tensiones internas hasta el punto de que algunos sectores críticos han solicitado que se convoquen primarias internas para elegir a los representantes en la Diputación. Una situación que rechaza la dirección provincial del PP que lidera Ciscar, quien busca construir un bloque cohesionado para no encontrarse con sorpresas desagradables a la hora de votar la constitución de la Diputación de Alicante, prevista para mediados de julio.

Quién será el próximo presidente provincial no se conocerá oficialmente hasta mediados del próximo mes. Todavía están pendientes de resolver los recursos presentados en el cuenteo de votos en las localidades de Benejuzar y El Campello.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS