El Supremo obliga a la Generalitat a hacer indefinidos a los forestales

En 2013, Interior contrató a 620 personas para que colaboraran con los Bomberos

Ayudantes forestales luchando contra un incendio en Girona en 2006.
Ayudantes forestales luchando contra un incendio en Girona en 2006.EFE

El Departamento de Interior no podrá seguir reforzando la labor de los bomberos cada verano con ayudantes forestales con contratos de obra o servicio como venía haciendo desde hace 30 años. El Tribunal Supremo (TS) ha dado la razón a UGT y ha fallado que esa tarea deben desarrollarla trabajadores fijos discontinuos. Para cumplirla, la Generalitat deberá hacer una convocatoria oficial de plazas de empleo público, algo que tiene restringido por las normativas de contención de plantilla. Hasta que eso suceda, el fallo reconoce al personal afectado la condición de indefinidos.

El Departamento de Interior realiza desde 1985 contratos por obra y servicio a centenares de ayudantes de oficios forestales —620 en 2013— para que colaboren con los Bomberos de la Generalitat en las tareas de prevención y extinción de incendios. Cada verano, los interesados deben pasar pruebas escritas y físicas para conseguir un trabajo que los ocupa durante un periodo que oscila entre tres y cuatro meses.

UGT denunció a la Generalitat en 2013 al considerar que este tipo de contratación era “irregular” y que lo correcto sería dar a estos trabajadores la condición de fijos discontinuos, es decir, empleados que realizan una actividad intermitente o cíclica para la empresa. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) dio la razón al sindicato el año pasado y, tras un recurso interpuesto por la Administración, el Supremo acaba de confirmarlo.

El 80% repetía contrato

Según la sentencia, que ya es firme, “la experiencia adquirida en el despliegue de esta tarea en años anteriores tiene un valor elevado de puntos” en el proceso anual de selección, tanto que resultaba “determinante” para poder ser elegido de nuevo. Como consecuencia, el 80% de los contratados cada año ya habían trabajado en el mismo puesto de trabajo en temporadas anteriores, según el fallo.

Según el tribunal, la Generalitat debe reconocer a los ayudantes forestales “la condición de personal laboral indefinido discontinuo, no fijo, mientras se convocaran pruebas de acceso a la condición de fijo discontinuo”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

UGT celebró ayer el fallo y el hecho de que “todos los trabajadores o casi todos los afectados tendrán la certeza de que siempre serán llamados para cada temporada y de que podrán acumular antigüedad”, según afirmó en un comunicado. El sindicato denunció que el número de ayudantes ha ido disminuyendo cada año “con la excusa de la crisis” y que ha pasado del millar a no superar los 600 “pese a que el peligro de incendios forestales no se reduce”, sino que cada año son más “voraces”.

El representante de la agrupación sindical en el comité de intercentros del Departamento de Interior, Jordi Òdena, explicó que la sentencia judicial ayudará a “garantizar la tranquilidad de los empleados”. Según la sentencia, algunos llevaban hasta 16 años encadenando estos contratos veraniegos.

Interior no quiso ayer valorar el dictamen y aseguró que aún lo está “evaluando”. El Departamento había alegado en su recurso que la contratación temporal estaba justificada porque las pruebas físicas para este puesto de trabajo eran tan exigentes que uno de cada cuatro aspirantes no las superaba y que los que las pasaban tenían una media de edad que oscilaba entre los 26 y los 27 años.

El fallo recoge que “una cosa es exigir una buena forma física al tiempo de la contratación y otra diferente mantenerla durante años [...], si bien la incapacidad física sobrevenida puede ser causa para la extinción de un contrato, no es de recibo negar la posibilidad de un contrato indefinido so pretexto de una pérdida de capacidad física en el futuro”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS