Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una alcaldesa se venga en un bando de su antecesora

La regidora buzoneó un texto en el que carga contra la candidata del PP, que arrastra un pleito por el uso de la tarjeta municipal

A una semana de las elecciones Serranillos del Valle se despertó con un bando en sus buzones de la alcaldesa Belén Cruz, de la Unión Demócrata Madrileña. En el escrito cargó a conciencia contra Olga Fernández, alcaldesa entre 2003 y 2011 y candidata a estos comicios por el PP. Esta última arrastra desde 2011 un pleito por el gasto indebido con la tarjeta municipal, aunque asegura que la mayor parte se ha sobreseído. En el documento se repasa su supuesto gasto en “bolsos, vajillas, decoración, un albornoz de niño...” y 236.718 euros en facturas sin registrar.

El 21 de mayo, el Partido Popular, que gobernó durante 30 años seguidos en Serranillos del Valle (3.900 habitantes) —primero el padre de Olga Fernández, Evelio, y luego ella—, presentó una denuncia ante la Junta Electoral tras el “panfleto mentiroso” de la regidora en funciones Belén Cruz. El partido recuerda en Facebook que es “un folleto expedido desde una administración pública como es el Ayuntamiento”, y cree que se utiliza “de forma burda y con clara voluntad dañina, con el único fin de variar la voluntad de los vecinos de este pueblo en su intención de voto”.

De la Púnica a un Gobierno denuevos políticos

Iván Fernández, del nuevo partido Transparencia Democracia Serranillos (TDS), será presumiblemente el nuevo alcalde de la localidad. Carpintero y hasta diciembre presidente del CDV Rayo Serranillos, muestra conciliador: “En este pueblo estás a favor o en contra y eso tiene que cambiar”.

Llegó hace 13 años al municipio que ha cuadruplicado su población. “Es un sitio precioso con mucha calidad de vida. No podemos seguir en las noticias”, confía. Aparecían primero por las compras de su alcaldesa, Olga Fernández, y luego por su sucesor, Antonio Sánchez, a quien descubrieron sacando papeles del Ayuntamiento tras ser liberado en la Operación Púnica. “No se le ha vuelto a ver por el pueblo”.

TSD tiene tres concejales y el progresista Cambiemos Serranillos otros dos.

Tres días después el PP rozó la mayoría absoluta y presumiblemente gobernarán dos partidos nuevos (Transparencia Democracia Serranillos y Podemos Serranillos) y los socialistas, que conservan su concejal. Lideran las formaciones vecinos cansados de tanta supuesta corrupción. Antonio Sánchez, de la Unión Demócrata Madrileña (Udma), ganó en 2011 a Olga Fernández las elecciones tras denunciar los pagos con la tarjeta municipal. Y él mismo ha terminado detenido en la trama Púnica. El bando de Belén Cruz carga también contra su compañero de partido, que “ha intentado lucrarse a costa del Ayuntamiento”. Udma no se presentó a estos últimos comicios.

En el bando Cruz, que fue sancionada con 300 euros, dice que la alcaldesa del PP se pasó años “riéndose de los vecinos y luciéndose”. Porque, según la denuncia de Udma, la exregidora adquirió “bienes ajenos a la actividad municipal (bolsos de Purificación García, vajillas y elementos de decoración, albornoz de niño, mobiliario de baño, discos y cuentos de niños...)”, amén de pagar “236.718 euros en facturas familiares y de amigos no presentadas en el registro municipal”.

Fernández, por su parte, aseguraba ayer a EL PAÍS que la jueza sobreseyó la mayor parte de la denuncia de Udma en marzo de 2014 porque los gastos estaban justificados. Por ejemplo, la vajilla era para el centro de mayores de Serranillos. Asegura que su abogado ha acudido a declarar porque quedan los flecos de un bolso que se compró como regalo de protocolo.

Fernández niega que un tribunal popular vaya a juzgarla. Fernández recuerda que en Junta de Gobierno Cruz aprobó el contrato investigado por la Púnica. “Imagino que su compañero [el exalcalde Sánchez] lo utilizará en el juicio”.

En el bando La última verdad Cruz asegura que la Comunidad debe al municipio 750.000 euros, y habla de la reducción de la deuda bancaria o el intento de menguar un impuesto de bienes inmuebles (IBI) desbocado. Carga contra los 47.000 euros supuestamente gastados por Fernández en publicidad, 30.000 en un belén viviente (“claaaro, [SIC]había muchos animales, mucha decoración, jaima para políticos...”).

Cruz se siente “arropada” por los vecinos a diferencia de Fernández, que “solo nos obsequiaba con su presencia cuando organizaba esos grandes actos junto con sus amigos, los integrantes del PP (Granados, Aguirre, etcétera) a inaugurar centros que luego no iban a ser capaces de gestionar y mantener sin asaltar el bolsillo de todos los vecinos”.

 

Más información