Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena intenta tranquilizar a la banca y promete inversión extranjera

"Si alguien tiene temor, no tiene por qué", explica la alcaldable , que promete "seducir" también a los que votaron "en contra"

Carmena atiende a los medios tras reunirse con Goirigolzarri.

La candidata de Ahora Madrid a la alcaldía de la capital, Manuela Carmena, mantuvo a mediodía un encuentro “muy cordial” con el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. Con esta reunión inició su ronda de contactos con los responsables de las principales entidades financieras para explicarles las políticas que desarrollará en caso de ser investida alcaldesa el próximo 13 de junio. “Tengo esperanza de poder cumplir mi programa”, explicó Carmena, y “si alguien tiene temor, no tiene por qué”, añadió en referencia a empresarios e inversores.

La candidata de Ahora Madrid (el partido de Podemos y Ganemos) obtuvo 20 de los 57 concejales en las elecciones del 24 de mayo, y aspira ser investida alcaldesa el 13 de junio con el apoyo del PSOE (nueve ediles). Ya se ha reunido para tantear acuerdos con el candidato socialista, Antonio Miguel Carmona, y con Begoña Villacís (Ciudadanos). Aún no lo ha hecho con Esperanza Aguirre (PP, 21 concejales) porque está “esperando a que baje el nivel de confrontación, que provocó algunos incidentes” durante la campaña.

Carmena prometió hacer una política “en la que no sólo se sientan cómodas aquellas personas que han votado” a su formación o al PSOE, “sino también los que han votado en contra”. “Voy a intentar seducir a todos los madrileños”, añadió Carmena, que cree que “una política más justa”, que traiga “dinamismo y limpieza” a las calles de la ciudad y que “acabe con la corrupción”, “atraerá a la inversión internacional”.

Sobre su reunión con el presidente de Bankia, Carmena aseguró que había ido “muy bien”. “Hemos encontrado un gran afán de escucharnos, pero era sólo una reunión previa para ir preparando lo que podamos hacer una vez que se constituya el Ayuntamiento”, indicó a las puertas de la sede bancaria en la plaza de Castilla.

Bankia tiene 900 pisos sociales pero sólo el 40% está ocupado

El Fondo Social de Viviendas se constituyó en enero de 2013 con 5.981 pisos de 33 entidades financieras. Están a disposición de ayuntamientos y ONG para familias en situación de especial vulnerabilidad que hayan sido desalojadas de sus casas a partir de 2008 por impago de un préstamo hipotecario.

La duración del alquiler es de dos años, con una renta de 150 a 400 euros anuales (según la renta familiar). Bankia tenía 70 viviendas de la capital en ese fondo en julio de 2014 (la última fecha difundida por el Ministerio de Servicios Sociales). En toda España, tenía 903 pisos, pero según fuentes de la entidad sólo el 40% estaba ocupado debido a los estrictos requisitos del Gobierno para identificar los casos de verdadera necesidad.

Estas fuentes alaban la lucidez de Manuela Carmena por haber identificado que la labor fundamental del Ayuntamiento es acabar con el cuello de botella en la asignación de las viviendas. La entidad está encantada de poder dar uso a esos pisos, solventando las trabas administrativas con las que chocan ahora ONG y Ayuntamientos.

Ahora Madrid se ha comprometido a poner “todos los medios y recursos municipales para la paralización de desahucios y desalojos forzosos de primera vivienda”. Carmena promete para ello poner en marcha antes de otoño una oficina de intermediación hipotecaria que sirva de enlace con los juzgados. “Los jueces son los que dan la orden de que alguien salga de la vivienda, pero de lo que se trata es precisamente de evitar que se tomen esas decisiones, para que cuando el juez tenga que acordar el lanzamiento, que a veces se producirá, ya esté resuelta una alternativa habitacional para que esas personas no se queden en la calle", explicó.

Ahora Madrid se ha comprometido además a ampliar “el parque público de vivienda en alquiler con la puesta en uso de las miles de casas vacías en manos de bancos, inmobiliarias y la Sareb”, conocido como el banco malo porque se quedó con los peores activos inmobiliarios del sector financiero. Carmena quiere crear un censo que “determine el número y estado” de las “viviendas permanentemente desocupadas” y firmar convenios “que permitan que esas viviendas pasen al parque público de pisos de alquiler y alquiler social”.

En la reunión no se trataron a fondo estas cuestiones, según Carmena, que avanzó que, cuando sea investida alcaldesa, trasladará a Bankia “documentación en este sentido”. “Ellos han manifestado que tienen vocación por la apertura y la transparencia, con las reservas de la ley de protección de datos”, añadió en relación a ese censo de viviendas vacías que pretende elaborar.

Ahora Madrid también quiere “reestructurar la deuda” municipal (entre otras entidades, con Bankia). Apuesta por renegociar los tipos de interés, alargar los plazos de amortización, y aplicar moratorias e incluso “quitas selectivas”. A 1 de enero de 2015, el Ayuntamiento debía 5.743 millones de euros, el 82,2% en préstamos y el resto en emisiones a largo plazo. Sobre ese tema tampoco se habló en la reunión, dijo Carmena.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información