_
_
_
_

Los acomodadores del Liceo anuncian huelga indefinida

Los trabajadores se suman al paro de los del Auditori

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Los acomodadores del Gran Teatre del Liceo anunciaron ayer que se unirán a partir de hoy a la huelga indefinida que mantienen desde hace un mes sus pares del Auditori. Ambas instituciones tienen este servicio externalizado y en manos de dos filiales de la multinacional ManpowerGroup.

Los 42 empleados que atienden las salas del Liceo decidieron de forma unánime en una asamblea celebrada el pasado 26 de mayo sumarse a la reivindicación de los 40 huelguistas del Auditori para denunciar la precarización de sus condiciones de trabajo y exigir a ambas empresas públicas que los contraten de forma directa.

Los acomodadores del Auditori iniciaron el pasado 30 de abril un paro indefinido en protesta contra los recortes de jornada que aseguran sufrir desde que ManpowerGroup se hiciera con el servicio en septiembre y los subrogara. Los empleados afirman que su carga de trabajo se ha reducido entre un 25% y un 50% desde entonces, con las repercusiones que esto conlleva en sus salarios.

También denuncian haber sido llamados para turnos tan cortos que no superaron las dos horas y que la compañía ha recortado la presencia de acomodadores entre un 25% y un 47% durante las funciones.

La portavoz de los trabajadores destinados en el Liceo explicó que ambas plantillas están "en comunicación constante", por lo que "sabemos lo que ha pasado en el Auditori y vemos que hay muchas posibilidades de acabar como ellos".

El colectivo denunció en un comunicado “un descenso salarial progresivo en los nuevos contratos” y “periodos de prueba fraudulentos” desde que ManpowerGroup renovara su contrato con el Liceo el verano pasado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Los dos grupos de acomodadores reclamaron en una nota de prensa conjunta formar parte de la plantilla de los teatros y que se les aplique el convenio de locales de espectáculos de Cataluña.

Además, hicieron un llamamiento a que el personal de otras empresas del sector como Magma Cultura, Ciut'art y Expertus se unieran al paro como los del Liceo, que “han visto una oportunidad para erradicar problemas comunes a gran parte de los trabajadores del sector cultural, donde la externalización de servicios y la consecuente precarización del trabajo son prácticas frecuentes”.

El Liceo defendió ayer en un comunicado que "padece directamente las consecuencias de un conflicto laboral externo" y que este "pone en peligro" un proyecto social para ayudar a la integración de jóvenes universitarios y personas con síndrome de Down en el mundo del trabajo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_