Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
valencia basket, 76-bilbao basket, 80

El Valencia se duerme, el Bilbao despierta y habrá tercer partido

El Dominion de Sito Alonso vence el segundo partido 76-80 y fuerza el partido definitivo en Miribilla

El base del Bilbao Basket, Joaquin Colóm, trata de anotar ante la defensa del montenegrino Bojan Dubljevic.
El base del Bilbao Basket, Joaquin Colóm, trata de anotar ante la defensa del montenegrino Bojan Dubljevic. efe

El Dominion Bilbao Basket, tras una brillante segunda parte que pilló al Valencia Basket dormido, se llevó hoy una victoria de la Fonteta en el segundo partido de cuartos de final de la Liga Endesa que le permite mantenerse vivo y llevar la eliminatoria de vuelta a Miribilla.

El equipo valenciano dominó con solvencia la primera parte con una buena circulación y una gran actividad defensiva y se fue al descanso con once de ventaja. Sin embargo, todo cambió en el tercer cuarto y el Bilbao, impulsado por el incombustible Alex Mumbrú y brillantemente dirigido por Quino Colom se hizo dueño del partido ante un rival que cuando quiso despertar ya no pudo.

El choque comenzó igualado y bastante trabado. Tras haber jugado ya dos partidos en apenas dos semanas, había poco margen para la sorpresa y con el Bilbao contra las cuerdas la intensidad fue alta desde el primer momento.

Valencia, 76 - Bilbao Basket, 80

Valencia Basket (21+27+16+12): Van Rossom (-), Rafa Martínez (13), Sato (4), Aguilar (-), Lishchuk (4) -cinco titular- Ribas (5), Nedovic (-), Lucic (17), Dubljevic (15), Vives (6), Loncar (7), Harangody (5).

Dominion Bilbao Basket (15+22+27+16): Colom (14), Bertans (6), Mumbrú (17), Hervelle (12), Todorovic, M. (11) -cinco titular- Todorivic (-), Williams (10), López (7), Andusic (3) y Wragge (-).

Arbitros: Conde, Peruga y Sánchez Monserrat. Eliminaron por faltas personales a los visitantes Hervelle (m.36) y Bertans (m.38),

Incidencias: segundo partido de los cuartos de final de la Liga ACB disputado en el pabellón de la Fuente de San Luis antes 8.500 espectadores.

Un par de tiros abiertos de Lishchuk dieron aire a un Valencia algo precipitado, que veía como al Bilbao, pese al poco acierto de Mumbrú, le bastaba sumar desde la línea de tiros los tiros libres para tener controlado el partido.

Pero la rotación del Valencia cambió el guión del choque. La entrada en el partido del hiperactivo Luke Harangody y de un inspirado Vladimir Lucic aumentó su consistencia defensiva pero, sobre todo, le dio soluciones ofensivas (24-15, m.11). Reaccionaron los visitantes con la entrada en la pista de Williams pero apenas fueron un par de fogonazos. Los locales supieron castigarle en defensa de la mano de un certero Dublejevic y se situaron en disposición de romper el encuentro.

El Bilbao, a base de dureza y experiencia, resistió y llegó vivo al descanso y el Valencia se fue al vestuario con 'sólo' once puntos de ventaja. Allí esperaba a sus compañeros Nedovic que sufrió un fuerte esguince de tobillo cuando acababa de salir (48-37, m.20).

El arranque del tercer cuarto lo cambió todo. El Bilbao multiplicó su intensidad defensiva, apostó por generar su juego a partir de bloqueos entre exteriores y comenzó a carburar. Diez puntos casi seguidos de Mumbrú hicieron bueno su trabajo y noquearon al Valencia. Desconcertado por una reacción que ya no esperaba, el Valencia ser bloqueó. Un par de acciones de rabia de Harangody y un triple de Vives le permitieron volver a respirar pero ya a rebufo de lo que hacía su rival.

Con Colom a los mandos, el Bilbao ya no soltó el timón del choque y dos acciones más de Mumbrú, una canasta al poste bajo y un rebote defensivo, sentenció a un Valencia, que llegó a situarse a un sólo punto en el marcador, pero que con las ideas muy nubladas acabó absolutamente superado.