Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena se reunirá con bancos para hablar de desahucios y pisos sociales

La semana que viene iniciará la ronda preliminar de contactos con el presidente de Bankia

La candidata de Ahora Madrid, Manuela Carmena, iniciará la semana que viene con el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, una ronda de contactos con los responsables de las principales entidades financieras. Carmena, que espera ser investida alcaldesa de la capital el próximo día 13 con el apoyo del Partido Socialista, explicará a los bancos su propuesta de oficina de intermediación hipotecaria, dado que, según reconocen fuentes de la formación, “necesita llegar a acuerdos con las entidades” para ponerla en marcha. “Precisamos de su colaboración”, añaden dichas fuentes. “Si esa primera toma de contacto sale bien, volveríamos a reunirnos con todas y hablaríamos de acuerdos”, concluyen. Fuentes de Bankia han asegurado estar “encantados” de mantener ese encuentro la semana que viene para hablar "de todo".

Ahora Madrid se ha comprometido a poner “todos los medios y recursos municipales para la paralización de desahucios y desalojos forzosos de primera vivienda (de hipoteca, alquiler, recuperación o derribo)”. Dado que la Administración tiene posibilidades limitadas de frenar un lanzamiento por orden judicial, los esfuerzos de Manuela Carmena se centrarán en establecer antes del otoño un mecanismo de colaboración con la justicia para que, antes de que se produzca, el Ayuntamiento tenga la posibilidad de encontrar una vivienda alternativa a los afectados.

Además, Ahora Madrid se ha comprometido a ampliar “el parque público de vivienda en alquiler con la puesta en uso de las miles de casas vacías en manos de bancos, inmobiliarias y la Sareb”, conocido como el banco malo porque se quedó con los peores activos inmobiliarios del sector financiero. Carmena quiere crear un censo que “determine el número y estado” de las “viviendas permanente desocupadas de la Sareb, entidades financieras y otras grandes empresas”. El objetivo último es firmar convenios “que permitan que estas viviendas pasen al parque público de pisos de alquiler y alquiler social”.

Bankia, que asegura no saber cuántas viviendas sociales posee en la capital, no ha realizado ningún desahucio por impago en los últimos dos años, pero sí para desalojar a okupas. Aunque, según la entidad y la formación política, no hay agenda marcada para este primer encuentro, sí hay algunas otras cuestiones que podrían tratarse. Fuentes de Bankia aseguran que "todo podrá hablarse".

Ahora Madrid quiere “reestructurar la deuda” bancaria del Ayuntamiento”, para lo que apuesta por “la renegociación de los tipos de interés, el alargamiento de los plazos de amortización, la implementación de moratorias” e incluso “quitas selectivas”. A 1 de enero de 2015, el Ayuntamiento debía 5.742,8 millones de euros, el 82,2% en préstamos y el otros 17,8% en emisiones, todo a largo plazo.

Otros dos posibles temas de discusión son la tasa de ocupación del espacio público que Ahora Madrid estudia imponer a las entidades financieras por los cajeros automáticos; y el futuro del edificio del Palacio de la Música.

Este antiguo cine, en el número 35 de la Gran Vía, pertenece a la Fundación Monte Madrid, que lo adquirió en 2008 por 33 millones de euros. En diciembre de ese año inició las obras para convertirlo en auditorio, pero el proyecto se paró en enero de 2012, tras la crisis que llevó al Estado a inyectar 22.424 millones de euros (prestados por Europa a cargo de los contribuyentes españoles) a Bankia.

La obra ejecutada asciende a siete millones de euros, a los que se suman 1,8 millones más por licencias y otros gastos. Queda pendiente una inversión de 15 millones para concluir el proyecto. La fundación ha abonado ya 7,2 millones en intereses por un préstamo de Bankia del que debe 28 millones.

La fundación ha esgrimido que el ahogo por el pago de esa hipoteca les ha obligado a buscar comprador para el edificio. El Ayuntamiento, gobernado por el Partido Popular, dio vía libre a un cambio de uso para convertirlo en tienda, posibilidad por la que se interesó la firma de moda Mango. Por mediación del socialista Jaime Lissavetzky, en marzo de 2014 Goirigolzarri se comprometió a “estudiar con especial atención” una posible refinanciación de esa hipoteca “con el objetivo de mantener proyectos viables con problemas puntuales para hacer frente a la deuda”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram