Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Vengo a desmontar mitos”

Fátima Taleb, concejal electa de Guanyem Badalona, quiere combatir la política de Albiol

Fátima Taleb en Badalona
Fátima Taleb en Badalona

Fátima Taleb, de 39 años, se convertirá el próximo 13 de junio en la primera concejal musulmana del Ayuntamiento de Badalona. De origen marroquí y mediadora cultural, Taleb lleva 17 años viviendo en Cataluña pero el 24-M fue la primera vez que pudo votar y, además, logró salir elegida. Número cinco de Guanyem Badalona, integrada por la CUP, Podemos, Procés Constituent e independientes, esta candidatura de confluencia está a las puertas de su cabeza de lista Dolors Sabater desplace de la alcaldía a Xavier García-Albiol. El PP logró 10 ediles y Guanyem Badalona, cinco, pero está cerca de cerrar un pacto con el resto de fuerzas de izquierda hasta alcanzar la mayoría absoluta.

Taleb es uno de los rostros de la Badalona nueva, uno de los lemas de la candidatura en contraposición a la de tintes xenófobos del actual alcalde. Cansada de los mensajes del alcalde en contra de la inmigración -Albiol afirmó que había que ir limpiando Badalona haciendo el gesto de barrer- Taleb está dispuesta desmontar mitos desde el Ayuntamiento. "Soy mujer, musulmana y llevo velo", explica la futura concejal. Recién licenciada en Letras Modernas en Marruecos, Taleb llegó a Badalona con 19 años y se instaló en el barrio de la Pau y desde allí se implicó en proyectos sociales y de voluntariado ayudando a inmigrantes recién llegados a Cataluña gracias al castellano que aprendió durante la carrera.

Soy mujer, musulmana y llevo velo", explica Taleb

Defensora de la multiculturalidad -ha trabajado en la Federación de Asociaciones Culturales y Educativas de Barcelona y ha coordinado el proyecto "Construïm Barri"-, Taleb nunca se había planteado entrar en política hasta que el Ayuntamiento le impidió celebrar una fiesta benéfica, organizada por un colectivo de mujeres musulmanas, para recaudar fondos para las familias que no tienen cubiertas las necesidades más básicas. "Fue el día después de los atentados de Charlie Hebdo. Reservamos la sala de actos del centro cívico y el día antes nos comunicaron que la reserva estaba anulada", recuerda Taleb.

Si no conoces a tu vecino,  creerás los estereotipos que circulan sobre él. Si te acercas y hablas, puedes romper con las barreras"

Fue entonces cuando entró en contacto con Guanyem. En una de las asambleas, Taleb explicó su caso. "Muchos me animaron a presentarme y a dar el paso a la política", revela. "Al principio no me atrevía, pero me convencí cuando vi que el proyecto incluía propuestas para todos los colectivos". Va con pies de plomo y no quiere profundizar en su vida personal -repite que habla en nombre de la candidatura- pero sí que deja algo claro: no le gusta el término integración y prefiere hablar de inclusión social. No ve justo que un inmigrante tenga que renunciar por completo a su cultura para abrazar exclusivamente la del país de acogida.  "No podemos hablar de inclusión social: la prueba es que no hay candidatos de origen extranjero. Perseguimos la normalización, una igualdad de oportunidades".

El Ayuntamiento nos anuló un acto benéfico el día después del atentado en París.  Y me interesé por Guanyem", explica

Y el camino, para Taleb, es acabar con el desconocimiento: "Si no conoces tu vecino, te creerás todos los rumores y estereotipos que circulan sobre él. Si te acercas, hablas con él, sabes de su cultura, de su pensamiento y de su religión, puedes romper las barreras". Con su experiencia como mediadora durante 17 años, la edil espera a contribuir a desmontar estereotipos desde el Ayuntamiento. De entrada, defiende que el Islam recoge todos los derechos de la mujer. "Otra cosa es el Código Civil por el que se rija cada país: las mujeres musulmanas podían votar hace 1.400 años. El problema es que se han ido perdiendo todos estos derechos", explica. Taleb también defiende que se construya una mezquita en Badalona, siempre que sea desde la entidad musulmana y no con dinero público. "Es imprescindible que los musulmanes tengan un espacio de culto, igual que lo tienen el resto de colectivos. Todas las creencias tienen derecho a tener un lugar donde practicar sus creencias".

Más información