Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El escenario poselectoral se calentó este jueves en Barcelona. A primera hora, el alcalde en funciones, Xavier Trias (CiU), anunció su intención de buscar alianzas con ERC, PSC y PP para gobernar pese a haber perdido las elecciones. En campaña, Trias afirmó que debe ser la lista más votada la que forme Gobierno, lo que intenta hacer la vencedora y líder de BComú, Ada Colau. Pero el alcalde saliente se quedó solo en su sorprendente anuncio: tanto ERC como PSC apuestan por pactar con Colau y los populares solo aceptarían abstenerse.

Por si el enredo no fuera suficiente, Trias y Colau se reunieron durante una hora y cuarto y a la salida, la líder de BComú aseguró que el alcalde saliente la trató en todo momento como futura alcaldesa y reconoció que la alianza alternativa fue “una idea del PP y a petición de presiones de poderes económicos de la ciudad” que ven en su llegada al Gobierno una amenaza a sus intereses.

“Si ERC y el PSC dicen que quieren formar Gobierno con Trias y el PP vota a favor de la investidura sería una alternativa”, afirmó para sorpresa de todo el mundo Xavier Trias durante una entrevista en TV-3 cuando no eran ni las nueve de la mañana. Colau sacó 11 concejales, CiU 10, ERC cinco, el PSC cuatro y el PP, tres, en un Ayuntamiento donde la mayoría está en 21. Las palabras de Trias llaman la atención porque, tras perder el domingo, felicitó a Colau por su victoria, el lunes prometió un traspaso de poderes “modélico” y ayer mismo puso en marcha una mesa de traspaso.

Fue una mañana vodevilesca en el Ayuntamiento. Durante la reunión con Colau, comparecieron sucesivamente en la calle los candidatos de ERC y el PP, lo que provocó carreras de informadores arriba y abajo. El republicano Alfred Bosch aclaró que no participará en ninguna hipotética coalición para intentar arrebatarle la alcaldía a Colau. “Hacer un pacto a la contra para tumbar a quien ha ganado las elecciones y hacer un acuerdo con el PP y Ciutadans es absolutamente contradictorio”, dijo Bosch. Y añadió que sería “antinatural”, en referencia a la posición contra el soberanismo que mantienen PP y Ciutadans.

Sí de Colau a la oferta para alargar el MWC

Ada Colau (BComú) confirmó ayer que da el visto bueno a la oferta del alcalde en funciones, Xavier Trias (CiU), para que Barcelona siga siendo la capital del Mobile World Congress (MWC) hasta 2023. Antes de que acabe el mandato el próximo 13 de junio y antes de ser entregada a la GSMA —la asociación que agrupa a las operadoras y empresas de telefonía—la oferta debe ser rubricada por la Generalitat, el Estado, Turismo de Barcelona y la Fira. Una firma a la que no se opondrá Colau. Fuentes de la GSMA aseguraron ayer a EL PAÍS que están estudiando la oferta de Barcelona y señalaron que tienen otras ofertas y que esperan poder anunciar algo a finales de junio o julio.

A continuación, el líder del PP en Barcelona, Alberto Fernández Díaz, señaló que tras las elecciones hay una mayoría “alternativa” y “plausible” a la minoría “más absoluta” de “la izquierda radical” de Colau, según informa David García. El alcaldable popular, en un mensaje directo a Trias, Colau y Bosch, marcó sus líneas rojas para pactar. Fernández, que se mostró abierto a futuros pactos, aunque con estos no se consiga la mayoría absoluta, cerró la puerta a cualquier acuerdo que convierta Barcelona en “la capital de los antisistema o de los independentistas”.

También el número uno de la lista del PSC, Jaume Collboni, rechazó la idea de una alternativa de Gobierno con Trias a la cabeza y defendió que quien debe formar gobierno es Colau porque ha ganado las elecciones. “Corresponde a Ada Colau hacer un gobierno sólido, amplio y que reoriente las políticas de las izquierdas”, dijo y descartó cualquier pacto estable con el PP.

Tras salir de la reunión con el alcalde en funciones, Colau explicó que Trias trató en todo momento como futura alcaldesa. “Trias me ha dejado bien claro que voy a ser la próxima alcaldesa”, dijo. Y sobre la eventualidad de una coalición alternativa, Colau aseguró que Trias reveló que no fue una iniciativa suya. Ni Trias ni ningún portavoz del Ayuntamiento desmintió las supuestas presiones.

Sí es cierto que el alcalde saliente lanzó la oferta de Gobierno alternativo tras la inquietud mostrada por algunos sectores sobre un Ayuntamiento de Barcelona en manos de Barcelona en Comú o el silencio del presidente del gremio de Hoteles de Barcelona, Jordi Clos, que declina valorar la nueva situación política.

También el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila, se mostró el miércoles preocupado porque proyectos “muy importantes” de Barcelona “penden de un hilo” con Colau de alcalde y llamó a alejarse de un “modelo venezolano” en los ayuntamientos catalanes. Ayer, este diario reveló que con la llegada de Colau a la alcaldía se paralizará el gran hotel de lujo que el grupo inversor KKH iba a construir en la torre Deutsche Bank.

En cualquier caso, la líder de BComú relató que su encuentro con Trias fue “distendido y de absoluta cordialidad” y que hablaron “del traspaso de poderes, de los grandes contratos que hay pendientes y de los grandes temas de ciudad”.

A la misma hora y también en el Ayuntamiento se constituyó la mesa de traspaso de poderes, en la que participaron el primer teniente de alcalde en funciones, Joaquim Forn y varios miembros electos de la candidatura de Barcelona en Comú.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información