Dirigentes del PP creen que Aguirre debe dimitir

Alcaldes, diputados, miembros del Gobierno regional y de la dirección nacional creen que la presidenta del partido en Madrid no es la “persona adecuada” para encabezar su “refundación”

Esperanza Aguirre.
Esperanza Aguirre.Emilio Naranjo / EFE

Alcaldes, diputados autonómicos, miembros del Gobierno regional y de la dirección nacional creen que Esperanza Aguirre no es la “persona adecuada” para encabezar la “refundación” del PP de Madrid a la que apeló tras perder, 24 años después, la mayoría absoluta en la capital. Los críticos entienden que Aguirre, presidenta autonómica del partido desde 2004, “debe dimitir” por su resultado electoral y el desgaste por los casos de corrupción protagonizados por Francisco Granados y otros altos cargos nombrados por ella.

Tres congresos ‘a la búlgara’

  • En noviembre de 2004 Esperanza Aguirre fue elegida presidenta del PP de Madrid con el 91,99% de los votos (1.745 a favor y 152 en blanco). Para entonces ya llevaba un año al frente de la Comunidad.
  • En septiembre de 2008 recibió el 96,34% de los apoyos de los 2.086 compromisarios, con 2.003 votos a favor, 72 en blanco y 7 nulos. Manuel Cobo, vicealcalde del Ayuntamiento de la capital y segundo de Alberto Ruiz-Gallardón, retiró su candidatura a presidir el partido.
  • En abril de 2012 renovó su mandato con un respaldo del 97,2% (1.903 votos a favor, 30 en blanco y 25 nulos).

Aguirre habría buscado con su discurso de regeneración “desviar la atención” del desplome del PP en el Ayuntamiento de Madrid, según un miembro de la dirección regional. “Esperanza debe entender que no puede ser la cara de esa refundación”, observa una persona que pertenece a su entorno desde hace décadas. Y pone como ejemplo la retirada anunciada de dirigentes históricos del partido, como Luisa Fernanda Rudi en Aragón, José Ramón Bauzá en Baleares y Alberto Fabra en la Comunidad Valenciana.

Un cargo que los últimos meses ha cobrado peso en el partido afirma, en tono muy crítico, que Aguirre “encarna unos valores demasiado a la derecha que han terminado provocando la movilización de los votantes de Ahora Madrid”. Y añade que la escenificación del martes, acompañada de varios concejales —el único relevante era Íñigo Henríquez de Luna, portavoz en la Asamblea y número dos en la lista municipal— no transmitió un mensaje de fuerza. “Debería haber salido escoltada por el comité ejecutivo”, observa el alcalde de un municipio de más de 60.000 habitantes.

La presidenta del PP de Madrid manifestó su intención de convocar un congreso extraordinario regional en cuanto se constituyeran las instituciones. Pero la dirección nacional descartó ayer esa posibilidad y aplazó el cónclave al próximo año, después del congreso nacional que se celebrará tras las elecciones generales, previstas para finales de noviembre.

“Ha sido muy hábil, nos ha vuelto a marcar el paso, responsabilizándonos de que no se celebre... Cuando tampoco le convenía: está muy débil”, explica un integrante de la dirección nacional. Aun así, “nadie ha dado el paso ni tiene la valentía de cuestionarla y hacerle frente”, reprocha un cargo que ya se ha reubicado tras el “palo” en la capital.

Cristina Cifuentes es la mejor posicionada para relevar a Aguirre al frente del PP más poderoso del país, siempre que la candidata autonómica sea investida presidenta de la Comunidad. “El poder es lo que ha cohesionado al PP estos últimos años, y ella tendría poder institucional”, resume un diputado de la Asamblea de Madrid. Para no perder el control de la región, gobernada por su partido de forma ininterrumpida desde 1995, Cifuentes necesita el voto a favor de los 17 diputados de Ciudadanos. Sumados a los 48 del PP, alcanzarían los 65 escaños necesarios para la mayoría absoluta en el Parlamento regional.

Otro factor que determinará la configuración del PP de Madrid será el resultado de las elecciones generales en noviembre. En Génova son legión quienes piensan que Aguirre no aguantará en la oposición, y menos con Carmena como alcaldesa. Según su versión, ganaría tiempo a la espera del resultado que obtenga Mariano Rajoy. En cualquier caso, el congreso del PP regional no sería hasta después del nacional, por lo que Aguirre, técnicamente, podría mantener la presidencia del partido hasta de abril de 2016. Hace tres años fue reelegida por tercera vez con el 97,2% de votos. Un veterano de la Asamblea recuerda que Aguirre, tras ser investida presidenta de Madrid en 2003, cohabitó durante un año con Pío García Escudero. “No descartemos un escenario semejante; no debemos olvidar que la dirección nacional tampoco está para muchas muestras de fuerza”, advierte. Y recuerda que Ignacio González, número dos de Aguirre en la Comunidad en sus nueve años de gobierno, es el secretario general del PP regional.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50