Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El público hace de jurado y guionista en el Teatreneu

La sala acoge hasta el domingo el festival internacional

FESTIM BCN, dedicado a la improvisación escénica

Un momento de la obra 'Equis ha muerto', de la compañía ComplotEscena. Ampliar foto
Un momento de la obra 'Equis ha muerto', de la compañía Complot/Escena.

Improvisar en el teatro requiere una buena dosis de riesgo, salir cada noche al escenario con la mente en blanco e ir creando un espectáculo partiendo de una idea sugerida de manera imprevista por un espectador, o de una palabra escrita al azar en un papel por alguien del público, por ejemplo algo tan banal como “plátano”, explica José Luís Adserías, director de Planeta Impro. Esta compañía, que acumula 14 años consecutivos en la cartelera, organiza el Festival Internacional de Improvisación Teatral de Barcelona (FESTIM BCN).

La cita arrancará hoy en el Teatreneu con espectáculos de cuatro compañías de México, Colombia, Madrid y Barcelona. Además de montajes la sala afincada en el barrio de Gràcia también acogerá hasta el domingo talleres y seminarios sobre este género escénico. El FESTIM se inaugurará con Mr. Impro, espectáculo en el que participarán actores de diferentes países. Todos se verán las caras en el escenario porque a través de una única escena deberán idear las mejores historias posibles para que el público decida quién es el mejor actor o actriz del certamen. Los espectadores tienen un papel clave, ya que tienen la última palabra: ejercen de jurado y puntúan las improvisaciones del FESTIM.

“Es una competición basada en la cooperación entre los actores y hay mucho trabajo detrás como actor, escritor, director. Todos salimos en blanco y cada improvisador tiene que enlazar ideas de los compañeros. Tienes que tomar decisiones muy rápido, decidir la escena, los personajes, encontrar el guion. Hay que ser atrevido, aunque improvisar también implica mucha generosidad entre los participantes en el espectáculo” relata Adserías. El miércoles la compañía Picnic de Colombia representará Speechless, una obra de largo formato en la que hay una norma: no pueden utilizarse palabras. Los intérpretes recorrerán al teatro físico, las técnicas de clown y la banda sonora de diferentes películas. A caballo entre el surrealismo y la cotidianidad, en la obra figuran elementos inspirados en la fisionomía de Buster Keaton y el realismo mágico de Gabriel García Márquez.

 El FESTIM BCN continuará el jueves con la compañía mexicana Complot/Escena y el espectáculo Equis ha muerto. El montaje recrea la improvisación de la vida de X, un personaje que ha fallecido y cuya historia está envuelta en un gran misterio. En la obra tres actores reconstruirán instantes de su vida, momentos significativos y recuerdos. Lo curioso es que X, en realidad, puede ser cualquiera. El viernes, en cambio, el festival celebrará su acto central, el Campeonato Internacional de Impro-Fighters. En él dos actores de cada compañía tratarán de conseguir un trofeo peculiar, “el jamón del FESTIM”. De nuevo, el público elegirá el guion y votará al ganador de la competición. La programación finalizará con Àrea Long Form, en donde los actores idearán historias de entre 20 minutos y una hora de duración.

Esta será la segunda edición del FESTIM en Barcelona. La cita se celebra también en Lisboa y Madrid. “Queremos dar a conocer compañías dedicadas a la improvisación”, afirma Adserías. La compañía que dirige, Planeta Impro, tiene un espacio propio en la cartelera barcelonesa; desde 2004 forma parte del Teatreneu. La agrupación acumula 4.000 funciones con obras como Impro Show, Zzapping, el concurso, Impro Horror Show o La noche improvisada.