Carmena se reúne con el juez decano para frenar los desahucios en Madrid

La candidata de Ahora Madrid ve fácil un pacto pero el PSOE enfría su optimismo

Foto: atlas | Vídeo: ATLAS

"Creo que voy a ser la próxima alcaldesa" de Madrid, ha declarado esta tarde Manuela Carmena (Ahora Madrid), que necesita sólo del apoyo del socialista Antonio Miguel Carmona para acabar con 24 años de gobierno ininterrumpido del Partido Popular en la capital. Esta mañana ha hablado con el candidato del PSOE para saludarse y darse la "enhorabuena", y vaticina así "un camino fácil hacia la alcaldía". "Lo más difícil ya está hecho", ha añadido. Comparte con Carmona, según ha dicho, "un objetivo común que pasaba por hacer lo imposible porque no hubiera restos de actitudes de corrupción" en el Ayuntamiento. "Tiene que volver la decencia a Madrid, ésa es la argamasa que va a ayudar a formar una actitud de acuerdos", ha concluido Carmena.

Más información
Carmena, a punto de ser alcaldesa de Madrid junto al PSOE
Cinco medidas de Carmena para los primeros 100 días
PERFIL | El don apacible
'Después de los bárbaros', por MANUEL JABOIS
La gran noche de las mujeres ambiciosas

Pero el candidato socialista ha puntualizado después que aún no ha hablado sobre “posibles acuerdos de gobierno”. “A lo largo de la semana” mantendrá “conversaciones con los partidos”, empezando por el PP, “para conocer su posición respecto a los programas que desean presentar y que serán la clave”.

La concejal electa está en cualquier caso tan convencida de llegar a la alcaldía que esta mañana ha "empezado a tomar" su primera medida: "Como me preocupa especialmente el tema de los desahucios, me he estado entrevistando con el presidente del Tribunal de Justicia de Madrid y con el juez decano para irles hablando de la posibilidad de poner en marcha la oficina para parar los lanzamientos. Me he quedado muy contenta porque están deseando y les ha parecido una idea estupenda. No podemos perder ni un minuto. Queremos ponernos a trabajar ya".

Lo que no ha hecho aún Carmena es hablar con la presidenta del Partido Popular, Esperanza Aguirre, a la que quiere sentar en la oposición. "No tenía a mano su teléfono, pero mañana la llamo porque tengo ganas de hablar con ella más tranquila. Pienso que quizá en esta campaña no esté muy satisfecha de un comportamiento muy templado, y es muy bueno rebajar las tensiones". Aguirre, que ha logrado un concejal más que ella, la acusó en campaña de liberar a presos etarras cuando era juez de vigilancia penitenciaria,y aireó supuestos escándalos de su marido que la justicia había archivado ya sin responsabilidades.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS