Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cifuentes sale airosa de un debate televisivo marcado por los recortes y la corrupción

El 'tijeretazo' de 4.000 millones realizado esta legislatura y los casos de Gürtel y Púnica protagonizaron un duelo donde la candidata del PP concentró las críticas de los demás partidos

Los candidatos, posando antes del debate: Ignacio Aguado (Ciudadanos), Ángel Gabilondo (PSOE), Cristina Cifuentes (PP), José Manuel López (Podemos), Ramón Marcos (UPyD) y Luis García Montero (IU). Ampliar foto
Los candidatos, posando antes del debate: Ignacio Aguado (Ciudadanos), Ángel Gabilondo (PSOE), Cristina Cifuentes (PP), José Manuel López (Podemos), Ramón Marcos (UPyD) y Luis García Montero (IU).

Los candidatos de PSOE, IU, UPyD, Podemos y Ciudadanos rechazaron los recortes por 4.000 millones de euros que ha aplicado el PP en la Comunidad de Madrid y aludieron a los numerosos casos de corrupción que salpican a este partido en la región. Sucedió en el debate celebrado anoche en Telemadrid. A pesar de ello, la candidata popular, Cristina Cifuentes, salió airosa de la confrontación. Todos estuvieron de acuerdo en acabar con el aforamiento de los miembros del Gobierno regional y de los parlamentarios de la Asamblea.

Cifuentes apeló al discurso centrado y moderado, por el que Mariano Rajoy la eligió como cabeza de candidatura a la Comunidad, para contrarrestar la fuga de votos a Ciudadanos. Ese discurso, que tanto disgusta al electorado más a la derecha del PP, le permitió para salvar una noche en la que no tuvo descanso y fue el centro de las críticas de los otros cinco candidatos. La exdelegada del Gobierno, entre cuyas ventajas figura no haber formado parte del Ejecutivo madrileño desde que el PP ganó las elecciones de 1995, no recibió ningún golpe decisivo.

La capacidad de achique de Cifuentes, por ejemplo a favor de la ley de plazos en el caso del aborto o de eliminar el aforamiento del Gobierno y de los diputados regionales —lo que implica romper con el statu quo vigente, algo en lo que coinciden todos los partidos— le sirvió para formar un perfil propio. El repaso de la oposición a las políticas de Aguirre en los años de bonanza y al tijeretazo aplicado por González en el periodo más negro de la crisis no la afectaron de forma directa. Si Cifuentes sobrevivió al debate electoral fue por su condición de abanderada del sector más progresista dentro del PP. Ella lo representa, como ya recordaron la semana pasada los grupos antiabortistas con una campaña en su contra. El respiro que obtuvo ayer no esconde la dificultad que tendrá para gobernar la región, con unas encuestas prevén el desplome del PP con pérdidas de 20 o más puntos.

Corrupción: “No todos somos iguales”. Si en algo coincidieron los candidatos de toda la oposición fue en denunciar el protagonismo del PP en los principales casos de corrupción con epicentro en Madrid: Gürtel y Púnica. “La corrupción no es un asunto lateral, la honradez tiene que estar en nuestro corazón y no todos los partidos son iguales”, expresó el cabeza de cartel del PSOE, Ángel Gabilondo.

“Corruptos puede haber en muchos sitios, pero hay partidos que han hecho de la corrupción su estructura para llevarse dinero a Suiza”, intervino Luis García Montero (IU), en evidente alusión a las cuentas en el país helvético de Francisco Granados o Luis Bárcenas. “Algunos dicen que son garbanzos negros, pero es que el cocido entero se ha echado a perder”, ironizó Ignacio Aguado (Ciudadanos). “La corrupción no es un problema de manzanas podridas, es un sistema de Gobierno en Madrid”, coincidió José Manuel López (Podemos). “Tenemos la máquina averiada, las instituciones generan corruptos y corruptores... La Cámara de Cuentas se la repartieron PP y PSOE, como el Consejo Consultivo. Nosotros renunciamos a estar en ellos, es la clave contra la corrupción”, dijo Ramón Marcos (UPyD). Ante el alud de reproches, Cifuentes subrayó que la corrupción “afecta a todos” —“a algunos un poquito más”, la interrumpió García Montero— y reiteró su compromiso con la “tolerancia cero”.

Revisión de los impuestos. Cambiar la condición de Madrid como comunidad con la menor presión fiscal fue otra de las reclamaciones de la oposición. PSOE, IU, Podemos y Ciudadanos entienden en que es necesario revisar unas políticas que incluso dirigentes del PP de otras regiones tachan de paraíso fiscal. Madrid es la única autonomía donde no se aplica el impuesto de patrimonio. Y bonifica al 99% el impuesto de sucesiones y donaciones. “El 22% de los niños está en riesgo de pobreza infantil y hay 600.000 personas sin trabajo. Hay que buscar soluciones justas. No se puede mirar el PIB y decir que todo va bien”, observó Gabilondo. “Ocho de cada 10 contratos son precarios. Planteamos reformas tranquilas pero contundentes. A este paso, los mileuristas serán afortunados”, señaló Aguado. “Madrid es una comunidad rica. Si hay desigualdad, recortes y brecha entre los que más tienen y los que no, es por voluntad política”, cargó García Montero. Frente a la petición de un nuevo modelo que cargue a las rentas más altas, Cifuentes se plantó y afirmó que el PP “es el único partido” capaz de bajar los impuestos en la región donde son más bajos.

Siete modelos de gestión de hospitales. Cifuentes reiteró que no privatizará la gestión de ningún hospital, alejándose así del proyecto que el Ejecutivo de González ideó para seis hospitales de gestión mixta. Salvo ella, todos los candidatos reclamaron reforzar la atención primaria. “Todo se basa en la rentabilidad económica, lo más rentable económicamente es la gestión pública. Si se privatiza es porque hay un negocio”, resumió Gabilondo. “El modelo del PP es hacer de la sanidad un negocio. Los últimos seis hospitales han costado realmente 700 millones peor vamos a pagar 3.500 millones”, hizo hincapié López. “Para privatizar siempre hay tiempo. Me extraña que quienes presumen de buenos gestores, privaticen”, apuntó Aguado. “El 20% de los pensionistas no pueden comprar las medicinas, no les llega, y el 25% de los parados. Hay que acabar con el copago”, reclamó García Montero.

Menos tasas universitarias. Los cinco candidatos de la oposición reclamaron la bajada de las tasas universitarias, que esta legislatura se incrementaron más del 60%. “Nadie está en contra del bilingüismo ni del trilingüismo. Pero no tiene que ser una distinción”, resumió Gabilondo, ministro de Educación con Zapatero.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram