Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU fía los resultados del 24-M a la figura de Mas y de sus alcaldes

Iceta iniciará la campaña en Girona y Sánchez vendrá a Barcelona el día 19

Mas, ayer en el acto de  entrega de las cruces Sant Jordi.
Mas, ayer en el acto de entrega de las cruces Sant Jordi.

Convergència i Unió ha decidido hacer un cambio estratégico de fondo en el planteamiento de su campaña electoral de las elecciones municipales. La federación nacionalista prescindirá de los mítines masivos y centrará su campaña en la figura del presidente de la Generalitat y de sus alcaldes, particularmente el de Barcelona, Xavier Trias. En un momento de crisis interna por el proceso soberanista y los casos de corrupción los nacionalistas catalanes han optado por prescindir de su histórica sede electoral en el hotel Majestic de Barcelona.

“No habrá ni acto de inicio ni de fin de campaña”, ha resumido el vicesecretario general de CiU, Lluís Corominas, para destacar los cambios que ha querido introducir la federación. Con ello ha querido decir que los habituales actos masivos para abrir y cerrar la campaña se sustituirán por otros de pequeño formato y más repartidos por las cuatro provincias catalanas. Con ello se busca “llegar más al electorado” y también tiene una cierta voluntad de ahorro.

Mas hará campaña cada día, especialmente en el área metropolitana de Barcelona, donde CiU sigue teniendo importantes vacíos. Quien apenas estará presente en la campaña es Josep Antoni Duran Lleida, líder de Unió Democràtica. El democristiano ha delegado su presencia en el número dos del partido, Ramon Espadaler. Este gesto ha llegado en un momento de especial distanciamiento entre Mas y Duran por el proceso soberanista.

Corominas ha destacado que su objetivo principal para esta campaña es ganar las elecciones como ya hizo CiU en 2011 y mantener la alcaldía de Barcelona. También aspiran a revalidar las alcaldías de Girona y en las principales capitales de comarca. Sin querer hablar de primera vuelta de las elecciones catalanas. Según Corominas el 24-M “es la base firme sobre la que construimos nuestra política a nivel de Cataluña”. “sin esta base”, ha dicho, “difícilmente podríamos ir adelante a partir del 24 de mayo”, ha dicho en referencia a las elecciones autonómicas de septiembre. De hecho, el lema de campaña es “contigo hacemos camino”.

El PSC, por el contrario, mantiene el ritual de celebrar un acto central de campaña en Barcelona. Será el 19 de mayo y contará con el apoyo del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en un intento de atraer al votante tradicional que ha ido abandonando a los socialistas. Antes de acudir a la capital catalana, el líder del PSOE visitará Girona, una plaza menos propensa, donde buena parte del partido se ha escindido y ahora está en el Moviment d'Esquerres (MES) o en Avancem.

Precisamente el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, iniciará su campaña en Girona para apoyar a la candidata a la alcaldía Silvia Paneque, la única de las actuales concejales socialistas que se mantiene en el partido. El PSC admite sin reparos, al igual que CiU, que "Barcelona, como no puede ser de otro modo, tendrá un peso notable" en la campaña, si bien las perspectivas de los socialistas catalanes no pasan por recuperar la alcaldía que mantuvieron durante 32 años.

Al contrario sucede en el área metropolitana de Barcelona, donde el PSC aspira a retener las alcaldías que logró hace cuatro años. Así, Iceta visitará el primer día de campaña L'Hospitalet de Llobregat, la segunda ciudad de Cataluña en número de habitantes y que es la plaza más importante que tiene el PSC. También acudirá a Castelldefels, ahora gobernada por el PP y que los socialistas creen que pueden recuperar.

Además de Pedro Sánchez, también acudirán a hacer campaña en Cataluña el secretario de organización del PSOE, César Luena, y el secretario de relaciones políticas, Patxi López.

 

Mejías quiere prohibir la manifestación de la Diada

La propuesta de la candidata de Ciutadans en Barcelona, Carina Mejías, de poner los “impedimentos posibles” a la manifestación prevista para Diada en la avenida Meridiana causó indignación en diversas fuerzas políticas. “Estos actos, que lo que hacen es esta exaltación de un discurso de enfrentamiento y división entre barceloneses y catalanes, y entre catalanes hacia el resto de españoles poniendo en riesgo la pertenencia a Europa, deben acabar erradicándose de Barcelona”, dijo.

La portavoz del PSC, Esther Niubó, replicó que esas palabras eran un “despropósito”, ya que “la sociedad civil tiene derecho a organizarse”. Por su parte, el candidato de ERC al Ayuntamiento de Barcelona, Alfred Bosch, advirtió que “esto nos hace retroceder a tiempos de tinieblas y que no querríamos ver nunca más”, mientras que el secretario general de CiU, Ramon Espadaler, expresó su “perplejidad y preocupación” por esas palabras.