Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La grandeza de una derrota

La final de Copa, ganada por Inter, culmina una gran tarea del Marfil Santa Coloma

El Inter Movistar se consagra campeón de la Copa frente al Santa Coloma.
El Inter Movistar se consagra campeón de la Copa frente al Santa Coloma. Inter Movistar.

Santa Coloma es una ciudad que rezuma fútbol por todos sus poros. De sus calles han salido jugadores que han marcado la historia de Marfil, como Óscar Redondo o Dani Salgado. “Tenemos suerte; los niños todavía juegan por la calle”, subraya Salgado, símbolo del club y máximo artillero de la Liga. Fruto de esta pasión por el balón callejero nació el Marfil Santa Coloma hace 40 años, entonces conocido como Industrias García. Un equipo humilde, pero con aspiraciones de gigante, que ayer cayó en su primera final de Copa ante el Inter Movistar: 0-3.

No es la primera vez que el Santa Coloma se queda a las puertas de un título. El equipo vivió su gran momento en 1998-1999 cuando llegó a la final de la Liga, que perdió contra Caja Segovia. Acariciada la gloria, descendió seis años despuésa Segunda, para volver a recuperarla al cabo de cuatro temporadas.

Dani, Adolfo, Rubén, Albert…son gente que se ha criado aquí y se nota a la hora de jugar. Siempre lo hemos dicho, somos un equipo de barrio”

Xavi Passarrius

El vigor ha regresado de la mano de Xavi Passarrius. El técnico de Santa Coloma tomó al equipo hundido y tres años después lo colocó en el primer plano del fútbol sala. “Es el entrenador ideal para un club como el Marfil, sabe llevar muy bien el grupo”, cuenta el capitán Rubén González. Desde entonces se construyó una base sólida, vertebrada a partir de Dani Salgado y Rubén González. “Dani y Rubén me ayudan mucho, dentro y fuera del campo”, explica Passarrius. Su equipo cuenta con jugadores jóvenes que aportan la frescura necesaria: Adolfo, nominado a mejor jugador del mundo, y Eric Martel, cedido por el Barcelona, son dos de los jóvenes que destacan en el equipo.

“Aportan vitalidad e ilusión, dos virtudes que igual se pierden con el paso de los años y ellos la renuevan”, admite Rubén. Y es que la cantera siempre ha sido el eje central del Santa Coloma, circunstancia que hace que los jugadores se identifiquen con el club y los aficionados con los futbolistas “Dani, Adolfo, Rubén, Albert…son gente que se ha criado aquí y se nota a la hora de jugar”, subraya el técnico, que cuenta con un presupuesto de 500.000 (el Barcelona, por ejemplo, cuenta con 5,5 millones de euros) y se pelea contra los históricos. “Siempre lo hemos dicho, somos un equipo de barrio”, concluye Passarrius. Un barrio que sueña con un título.