Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Presupuestos públicos

La factura de patronales y sindicatos

El Gobierno destina más de tres millones en ayudas y subvenciones a las organizaciones sociales

Las aportaciones se redujeron ligeramente en 2014

Reunión de la mesa de Diálogo Social el pasado mes de diciembre con presencia del Gobierno vasco, sindicatos y patronal.
Reunión de la mesa de Diálogo Social el pasado mes de diciembre con presencia del Gobierno vasco, sindicatos y patronal.

El presupuesto público de la Administración vasca constituye una de las principales fuentes de financiación de la actividad de los sindicatos y las organizaciones empresariales vascas. El Gobierno vasco destina de sus recursos algo más de tres millones de euros para sostener el funcionamiento de las citadas asociaciones, que obtienen anualmente subvenciones directas en función de su representatividad social y de su participación en organismos consultivos, además de otras ayudas condicionadas a la ejecución de planes de formación y promoción del empleo. Estas aportaciones económicas son inferiores a las que el Ejecutivo distribuye a las formaciones políticas, que este ejercicio se mantienen en los 4,5 millones de euros.

El Departamento de Empleo y Políticas Sociales es la principal fuente de financiación de las organizaciones sindicales y patronales. La consejería concedió el año pasado, por diferentes conceptos, más 1,5 millones a las patronales Confebask, la Agrupación de Sociedades Laborales de Euskadi (ASLE) y la Confederación de Cooperativas de Euskadi, según figura en una respuesta parlamentaria del consejero Ángel Toña a una solicitud de información formulada por el parlamentario de UPyD Gorka Maneiro. Las partidas incluyen las subvenciones que estas organizaciones empresariales reciben “para el desarrollo de planes formativos dirigidos a mejorar la cualificación de sus recursos humanos”. Por este concepto, Confebask obtuvo 200.000 euros; ASLE, 30.520 euros; la Confederación de Cooperativas, 15.800 euros, y ELBE (Asociación de Recursos Asistenciales de Euskadi), otros 30.900 euros. La cifra total destinadas a las patronales (277.400 euros) es inferior a la que suman los sindicatos por la misma motivación: 431.500 euros, de los que ELA obtiene 185.000 euros, LAB 83.600 euros y UGT 57.000 euros.

El coste de los liberados

La Administración general vasca y el conjunto de organismos autónomos acumulan una cifra aproximada de 800 liberados sindicales (385 a tiempo total) que suponen un gasto superior a los 16 millones de euros al año para las arcas del Gobierno, según datos de 2011 (los últimos que se hicieron públicos), aunque las magnitudes se mantienen en la actualidad.

Los departamentos del Ejecutivo aportan con cuentagotas los datos requeridos por UPyD en el Parlamento para configurar el mapa exacto de los liberados sindicales en Euskadi.

Osakidetza es el organismo autónomo con el mayo número de liberados, 248 a tiempo total, que suponen un coste de 8,2 millones. En la educación docente hay otros 76 (3,8 millones), además de otros 18 en educación laboral y dos en educación religiosa. En la Ertzaintza están en esta situación 38 representantes sindicales, aunque el Gobierno no especifica la cantidad que destina para sufragar su actividad. En la Administración general se mantienen este año los 32 liberados que había en 2011, que suponen 1,3 millones.

Confebask también se benefició el año pasado de una subvención nominativa de 189.600 euros adicionales por su participación en el consejo general de Osalan, además de otros 300.000 euros por su representación en el consejo de administración de Lanbide. Y recibió 200.000 euros a través de su Fundación Hobetuz para financiar la actividad en este ámbito de la formación.

Además, el Gobierno vasco autorizó conceder una subvención total de 680.800 euros a la patronal vasca y sus tres organizaciones provinciales (Cebek, Adegi y Sea) para la financiación de proyectos del Plan de Industrialización 2014-2016.

Las ayudas se extienden a otras organizaciones empresariales como el Cluster de Movilidad y Logística, Giport, Uniport, Anavas, el Foro Marítimo Vasco y Euskaquitaine, que en 2014 obtuvieron del Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial una aportación global de 158.000 euros.

Para financiar a los sindicatos, el Gobierno libera todos los años una cantidad conjunta de 1,1 millones de euros, destinados a costear la actividad sindical en función de su representatividad. Son ayudas orientadas, según consta en la última orden firmada en marzo pasado, a “afrontar los gastos de funcionamiento” y “con vistas a compensarles los gastos que conlleva la participación institucional en organismos públicos”. ELA se lleva la mayor parte (398.000 euros), seguido de LAB (224.700), CC OO (200.500) y UGT (91.300). Con una aportación inferior se quedan Satse (64.000), Erne (17.000) y otras como Stee-Eilas, Hitza o Sipe. Para los sindicatos agrarios Uaga, Enba y Ehne, la consejería de Desarrollo Económico aporta 200.000 euros anuales de subvención.

En cambio, los recursos que el Gobierno vasco destina para los partidos políticos suben hasta los 4,5 millones en 2015, la misma cantidad que el año pasado, que se reparten de acuerdo con los resultados que obtuvieron en las autonómicas de 2012: PNV (1,6 millones de euros), EH Bildu (1,2 millones), PSE-EE (958.755 euros), PP (591.982 euros) y UPyD (36.461 euros).