Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig lo apuesta todo a los perfumes de Jean Paul Gaultier

El grupo compromete la rentabilidad de dos años para crecer un 10% en ventas a partir de 2016

Marc Puig, presidente y consejero delegado del sexto grupo perfumero.
Marc Puig, presidente y consejero delegado del sexto grupo perfumero.

El grupo perfumero Puig tiene un plan: alcanzar una facturación de 2.000 millones de euros y una rentabilidad del 15% en 2017. Lograrlo pasará por optimizar su actual gama de productos pero, sobre todo, por la adquisición de las licencias de Jean Paul Gaultier, que el grupo ya distribuye actualmente. Puig ha llegado a un acuerdo con el actual propietario de esos perfumes, BPI (filial de Sisheido), para quedarse con las marcas a partir del 1 de enero de 2016. La operación reducirá su margen de beneficios durante el bienio 2015-16, ya que se apuntará como gastos parte de los más de 90 millones que desembolsará, pero después le permitirá incrementar de una tacada un 10% los ingresos por ventas.

El presidente y consejero delegado del grupo, Marc Puig, anunció ayer la firma del acuerdo, que permitirá avanzar medio año la adquisición de las licencias, prevista inicialmente para julio del próximo año. La integración de las marcas de perfumes de Jean Paul Gaultier permitirá crecer especialmente en mercados tradicionales como Europa y Estados Unidos y lograr una cuota del 12% del mercado mundial de perfumería de lujo, objetivo que está previsto alcanzar en 2020.

Los tipos de cambio perjudicaron la evolución de las cifras del grupo el pasado año, que casi igualó la facturación y el beneficio neto de 2013: 1.508 millones de euros (un 0,6% más) y 177 millones (alza del 0,8%), respectivamente. Sobre una hipotética salida a Bolsa, el primer ejecutivo del grupo señaló tras ser preguntado por periodistas: “No puedo decir que está fuera de toda posibilidad". Pero también indicó que esa posibilidad no se contempla en los próximos tres años y apuntó que la voluntad es que el grupo especializado en moda y perfumes tienen la voluntad de seguir siendo de capital familiar. Hace tres años que los miembros de la tercera generación de la familia están al frente de la compañía y Marc Puig recordó que cuando tomaron las riendas dijeron que "la venta sería una frustración".

El futuro del grupo parece que estará marcado por el crecimiento orgánico, si bien Puig ha destacado que estudiarán oportunidades que surjan en el mercado pero ha asegurado que no pagarán sobreprecios. En la línea de ese tipo de operaciones se encuentra la adquisición el pasado mes de enero de las casas de fragancias Penhaligon's London y L'Artisan Parfumeur Paris. Con esas dos marcas, el grupo prevé abrir el próximo mes de julio una tienda en Nueva York, en el Rockefeller's Centre.

¿Por qué apostar por este tipo de productos exclusivos? "Hay un cierto tipo de tiendas que buscan diferenciarse de las cadenas que quieren ser más agresivos en precios. Hay voluntad de tener una oferta diferenciada", ha afirmado Puig.