El libro como arte contemporáneo

El Arts Santa Mònica de Barcelona acoge la sexta edición de ‘Arts Libris’, la gran feria de la bibliofilia actual

Una de las ediciones de bibliófiilo que podràn verse en el 'Ars Libris', de Xiména Pérez.
Una de las ediciones de bibliófiilo que podràn verse en el 'Ars Libris', de Xiména Pérez.

“No colecciono libros de artista. Digamos que tengo una amplia biblioteca de libros hermosos. No me interesa entrar en disquisiciones sobre beaux livres, artist books, photobooks, ediciones únicas... Son tan emocionantes los costosos libros de Plensa, Clemente, Bourgeois, Paladino, Basquiat y otros grandes nombres, como los catálogos que hacen Irma Boom, Stefan Sagmeister y Joan Fontcuberta o una edición normal de Masao Yamamoto, Sophie Calle o Rosangela Renno”. Lo afirma Emilio Guinea, empresario en el ramo del calzado de Elda (Alicante), de los raros apasionados de arte que en España centran su afición en las publicaciones. Guinea es de los coleccionistas más esperados entre los que acudirán este año a la sexta edición de Arts Libris (www.artslibris.cat), la feria especializada en libros de artistas, fotolibro y bibliofilia contemporánea, que se celebrará en el centro Arts Santa Mònica del 23 al 26 de abril.

Su pasión tiene la ventaja de poderse disfrutar sin recurso técnico alguno (a lo sumo, un par de guantes para manipular los incunables valiosos) y de ocupar poco espacio en comparación con otras artes.

“Mi primera adquisición fue Al toro, con texto de José Bergamín y grabados de José Caballero, editado por Hispánica de Bibliofilia, que pertenece al campo de la bibliofilia contemporánea. En cambio, mi compra más reciente, The path of million pens, de Miki Hasegawa, es una autoedición que forma parte más del ámbito del photobook”, indica Guinea, que descubrió su fascinación por la edición en 1974, tras un viaje de estudio que le llevó al Museo de Arte Abstracto de Cuenca, donde pudo admirar las carpetas que habían empezado a editar artistas como Sempere o Rueda.

'Manera Negra', otro de los trabajos que se verá en Ars Llibris.
'Manera Negra', otro de los trabajos que se verá en Ars Llibris.

Calidad y especialización son las dos palabras con las que la galerista Rocío Santa Cruz, creadora de Arts Libris, resume el éxito de un evento que ha conseguido afianzarse y recortarse un espacio en el atiborrado panorama ferial. Arts Libris, que reunirá más de 70 expositores de los cuales una veintena son extranjeros, amplia su programa cultural con el fichaje de los expertos Mela Dávila y Moritz Küng, que se encargaran de la exposición This is the cover of the book, centrada en las portadas de las publicaciones. Aprovechando una feliz coincidencia de fechas, la feria integrará también la muestra Unseen Jessica Lange, que traerá a Barcelona el trabajo fotográfico de la célebre actriz estadounidense.

Con el incremento de los editores internacionales, aumenta también la presencia de coleccionistas extranjeros. Es el caso del holandés John Benjamins, marchante de libros (no le gusta definirse coleccionista), conocido por su especialización en periódicos de artistas, un nicho de sibarita en un ámbito ya de por sí restringido y minoritario. “A partir de 1960 las revistas de artista se convirtieron en un foco de interés y los creadores comenzaron a crear obras expresamente para ellas. Con los años se multiplicaron las posibilidades técnicas y las producciones fueron ampliando sus recursos artesanales con mimeógrafos, plantillas, ediciones offset, fotocopias, impresiones y tapas duras de varias formas”, explica Benjamins, que entre las publicaciones esenciales para conocer este ámbito del libro de artista destaca Artist's Magazines. An alternative space for art, de Gwen Allen, y Serial Publications by Artists since 1955, de Philip Aarons y Andrew Roth. “Hubo algún visionario que empezó a coleccionar revistas de artista desde el principio, como Paul Destribats, cuyo acervo se conserva en la Biblioteca Kandinsky de París. Yo comencé hacia 1965 con Derrière le Miroir, los Cahiers d’Art y algunas revistas extranjeras. En Cataluña conseguí verdaderas rarezas, como ejemplares de Quatre Gats, Pèl i Ploma, Joventut y Luz”, recuerda Benjamins.

Junto a coleccionistas privados también acudirán a Arts Libris instituciones que incluyen las publicaciones en sus colecciones, como el Museo Reina Sofía de Madrid, el Macba, La Panera de Lleida, la Universidad Politécnica de Valencia y la Fundación Foto Colectania de Barcelona. Todos entienden el libro como arte contemporáneo.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50