Elecciones municipales

Collboni, en contra de “poner el contador a cero” en Barcelona

El alcaldable del PSC reivindica el modelo de ciudad que critica la izquierda alternativa

El candidato del PSC al Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni.
El candidato del PSC al Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni.Gianluca Battista

El modelo Barcelona no fue una coyuntura concreta, sino una historia de éxitos de la ciudad derivada de 32 años de gobiernos progresistas que necesita actualizarse, ha proclamado esta tarde el alcaldable del PSC para el 24 de mayo, Jaume Collboni. En consecuencia, el candidato socialista se ha mostrado contrario a abominar de la gestión de los alcaldes anteriores a Xavier Trias que ha tenido Barcelona, en unos tiempos en los que el discurso político de romper vínculos con el pasado parece que gana cada vez más espacio en las encuestas electorales.

"No estoy a favor de poner el contador a cero, que es la manía que tiene una parte de la izquierda de la ciudad", respondió Collboni a Lluís Bassets, director de EL PAÍS en Cataluña durante un diálogo mantenido en la Fundación RBA. Fue un mensaje en toda regla a Ada Colau, alcaldable de Barcelona en Comú y que en diversas ocasiones se ha mostrado contraria a aquél modelo de ciudad que reivindican los socialistas y que aplicaron teniendo como socios de gobierno a Iniciativa per Catalunya, ahora en las filas de la candidatura de antigua activista de la PAH

"Con Trias el modelo de ciudad se ha roto, no sabemos dónde va"

"Fue un historia de éxito, esa es la carta de presentación, y haber gobernado 30 años no es incompatible con presentar una nueva candidatura", insistió Collboni, antes de justificar que no es casual que haya dejado el Parlament por el Ayuntamiento, pues, según confesó, le apasiona la política local. Después pasó a la autocrítica. "La ciudad no tuvo capacidad de respuesta frente al 11-M y el PSC sufrió un desgaste político comprensible, por lo que era muy difícil actualizar el proyecto desde la alcaldía", razonó.

Con el alcalde Xavier Trias, el modelo de ciudad "se ha roto, no sabemos hacia donde va", dijo Collboni, pese a que reivindicó los pactos que el PSC ha suscrito con CiU para rebajar el transporte o reactivar el plan de guarderías, entre otras cuestiones.

Lo que más reprochó el candidato del PSC al alcalde fue que aplicara "políticas económicas alejadas de la ciudadanía", consistentes en aumentar solo el gasto social, con un espíritu compasivo con los más desfavorecidos. Eso le sirvió para esgrimir el recetario socialdemócrata de mantener la presión fiscal para aplicar políticas con quienes más lo necesitan, reivindicar un plan de rehabilitación de viviendas, la necesidad de recuperar las obras públicas pendientes o las ayudas fiscales desde el Ayuntamiento a los emprendedores.

"Jordi Hereu dejó el cajón lleno y no tomaré ninguna medida que pueda cuestionar la solvencia económica de Barcelona", dijo Collboni antes de cargar con la política de Trias de actuar de banquero de la Generalitat.

El candidato aboga por políticas sociales, de rehabilitación de viviendas y de incentivos fiscales para emprendedores

"Tengo un modelo alternativo a Trias y me gustaría contrastarlo", añadió después, en una invitación a que el alcalde de Barcelona acepte un debate con él. Es la estrategia del cuerpo a cuerpo que rechaza Trias, pero que necesitan los socialistas para recuperar unas previsiones en las encuestas que prevén un descalabro electoral mucho mayor que el sufrido en 2011, cuando perdieron la vara de mando de la ciudad.

Con todo, Collboni proclamó que se ve alcalde y que lo será, y en otro momento habló de los problemas que se encontrará en la mesa al día siguiente de las elecciones. No aventuró en ningún momento de pactos electorales, pese a que el escenario que se prevé el 25 de mayo es de un voto muy fragmentado.

El alcaldable del PSC acudió al acto con los mensajes aprendidos y metáforas tan claras como moderadas. Así, reivindicó el "urbanismo social, no solo ensanchar aceras", proclamó que la avenida Diagonal que hubiera reformado es la calle Pere IV, en el distrito de Sant Martí, para estimular la reindustrialización y repitió en varias ocasiones que no desea que Barcelona se convierta en "una bella dama en dulce decadencia viendo caer el Sol". Él apuesta, dijo, por "la Barcelona que sale a correr y persigue un objetivo".

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50