Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La capital achaca a la Comunidad el retraso del plan urbanístico

El Ayuntamiento espera dos informes vinculantes desde octubre que han paralizado la tramitación administrativa

Botella (izquierda) y Aguirre, en un acto el lunes 13 de abril de 2015. Ampliar foto
Botella (izquierda) y Aguirre, en un acto el lunes 13 de abril de 2015.

El Ayuntamiento de Madrid dejará incompleto su principal objetivo para estos tres años y medio de gobierno de Ana Botella (Partido Popular). “Esta va a ser la legislatura del Plan General de Ordenación Urbana”, proclamó la alcaldesa en su discurso de investidura el 27 de diciembre de 2011. “Mi objetivo es que esté redactado al culminar la legislatura”, añadió sobre un documento que debía “crear las bases del Madrid del siglo XXI” y que se había comenzado a elaborar medio año antes, tras la victoria del Partido Popular en las elecciones locales.

En diciembre de 2014, Botella admitió sin embargo que no le daría tiempo a cumplir su promesa y dejar a su sucesor el documento ya aprobado. Confiaba en cualquier caso en completar los trabajos: “Da tiempo a que el pleno apruebe un documento completo con el diagnóstico de los problemas de la ciudad y las propuestas iniciales para resolverlos. El que venga podrá decidir si continúa con él o introduce modificaciones sustanciales y genera otro tipo de plan para la ciudad”, explicó el director general encargado de la elaboración del plan urbanístico, José Luis Infanzón.

Sin embargo, su propósito quedaba supeditado a que la Comunidad de Madrid (en manos también del PP) enviase a tiempo sus informes preceptivos: “Trabajamos muy duro, pero dependemos de muchas Administraciones”, explicó Infanzón.

Raquel López: “Pararé la política especulativa”

La concejal Raquel López, candidata de IU al Ayuntamiento, ha recordado que el portavoz de su formación, Ángel Pérez, ya reclamó la paralización del nuevo plan urbanístico ante la cercanía de las elecciones municipales.

“Ante lo que consideramos falta de participación en su elaboración, IU se compromete a dotarlo de un debate público sobre el diseño de la ciudad del futuro; y a abandonar esa política de megaproyectos urbanísticos que atienden más a los intereses privados que a las necesidades reales de la ciudad y de sus vecinos”, ha señalado López.

“Y, lo más importante, nos comprometemos a paralizar la tramitación de las operaciones especulativas concretadas por el PP en convenios urbanísticos, y aquellas que supongan pérdidas o cambios en el patrimonio ambiental o histórico, como es caso reciente y flagrante de ello la Operación Canalejas”, ha añadido la edil de IU.

Pues bien, el propio director general reconoce en una carta enviada la semana pasada a los técnicos con los que ha contado para los trabajos, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, que “la tramitación administrativa no ha podido ir avanzando hacia las etapas siguientes” porque “todavía no han sido emitidos por la Comunidad” los informes vinculantes de sostenibilidad ambiental e impacto territorial, que, según establece la Ley del Suelo, son “necesarios para llevar el documento a aprobación del pleno municipal”.

El Ayuntamiento concluyó en noviembre de 2013 el documento de Avance del plan urbanístico, que preveía, entre otras medidas, crear bulevares en las principales vías de la ciudad, regenerar las zonas de Delicias y Villaverde, renovar el área de Madrid Río, flexibilizar los usos del suelo y cambiar el catálogo de edificios históricos protegidos.

Lo sometió a información pública hasta marzo de 2014, y solicitó a la Comunidad de Madrid los dos informes vinculantes, además de requerir otros 54 estudios sectoriales a otras Administraciones. El Gobierno regional pidió información adicional en julio, que le fue entregada en octubre. Desde entonces, no ha habido respuesta.

El Ayuntamiento ya había renunciado a la aprobación inicial del Avance en pleno, porque eso implicaba suspender la concesión de licencias urbanísticas, paralizando de hecho la ciudad, hasta su validación definitiva. Como por medio estaban las elecciones municipales, decidió no forzar la máquina. Pero sí confiaba en concluir el documento y dejarlo listo para que el siguiente alcalde decidiera retomarlo, cambiarlo o descartarlo (Ahora Madrid dijo que optaría por esa última opción).

El Ayuntamiento ha indicado que, pese a no contar aún con los informes, no tira la toalla y confía en recibirlos a tiempo. “El área de Urbanismo espera que el informe que falta de la Comunidad llegue esta semana, dado que todavía está a tiempo de mandar el expediente a comisión y a pleno”, afirmaron este lunes fuentes municipales.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram