Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Alavés se hace fuerte en casa

Suma ante el Racing su quinto triunfo seguido en Vitoria

Toti y Borja San Emeterio luchan por el balón
Toti y Borja San Emeterio luchan por el balón

El Alavés se asentó en la zona media de la tabla tras sumar su quinto triunfo consecutivo como local, frente al Racing de Santander, anclado en los puestos de descenso de la Liga Adelante.

Los cántabros siguen sin encontrar premio a su mejoría de juego. Ofrecieron buen fútbol y tuvieron el dominio durante muchas fases del partido. Pero carecieron de puntería, acosado por la tensión por la necesidad de puntos.

Una acción de mala fortuna, en el minuto 68, desequilibró un duelo que marchaba a la par tras los goles de Manu Barreiro y Mariano. El tanto definitivo lo anotó Jarosik al fusilar a Mario desde el área pequeña en un balón que repelió el poste por segunda vez en la jugada y terminó alojándose tras rebotar en la espalda del meta.

El Alavés salió dispuesto a buscar su quinta victoria seguida en Mendizorrotza, pero se encontró con un Racing que no evidenció sobre el césped los problemas clasificatorios que le ubican en puestos de descenso.

Alavés, 2-Racing, 1

Alavés: Manu Fernández, Medina, Laguardia, Jarosik, Raúl García, Toribio (Sergio Llamas, m. 36), Manu García, Toti (Sangalli, m. 76), Juanma (Beobide, m. 71), Lanzarote, Manu Barreiro.

Racing de Santander: Mario, Borja San Emeterio, Orfila (Bernardo, m. 24), Juanpe, Saúl, Granero, Quique, Andreu (Alvaro, m. 83), Iñaki (Alvaro, m. 72), Miguélez, Mariano.

Goles: 1-0, m. 21: Manu Barreiro. 1-1, m. 30: Mariano. 2-1, m. 68: Jarosik.

Arbitro: Muñoz Mayordomo (Comité Castellano Manchego). Amonestó a Toribio, Manu Barreiro, Lanzarote, Laguardia, Sergio Llamas, Jarosik por el Alavés y a Andreu, Alvaro los visitantes.

Incidencias: Partido de la jornada 31 de la Liga Adelante disputado en el estadio de Mendizorrotza de Vitoria ante 10.551 espectadores, según el club, con presencia de cerca de un millar de seguidores del Racing.

No se acercó no generó peligro el cuarto local hasta el minuto 21. Le bastó aprovecharse con un garrafal error en el centro del campo visitante con un balón que entregó a Toti. El salmantino sirvió en profundidad a Manu Barreiro que se coló entre los centrales y picó ante la salida de Mario para abrir el marcador con su décimo tanto liguero de la temporada.

Acusó el golpe durante unos minutos el equipo cántabro pero se repuso de inmediato. Una combinación en el medio campo sirvió el balón a Iñaki que quebró al defensor con un recorte y sirvió para que Mariano equilibrara el duelo, antes de la media hora de juego.

Le sentó peor el empate al Alavés que perdió su brío y capacidad ofensiva y en el cuarto de hora final antes del intermedio apenas generó peligro.

Siguió la misma tónica en la reanudación con un Racing más suelto y mirando con decisión los dominios de Goitia. A la hora de partido una contra de Saúl por la izquierda tuvo el peor remedio posible con los dos delanteros que no supieron aprovechar su envenenado centro.

Perdonó el Racing pero no así el Alavés en la única jugada que enlazó en el segundo tiempo. En un saque de esquina Sergio Llamas estampó el balón en el poste izquierdo y el baló cayó en los pies de Jarosik que volvió a estrellarla en el poste y tras pegar en la espalda de Mario el balón terminó por alcanzar el fondo de la red.

La desgraciada acción del segundo tanto vitoriano ya fue una losa que no pudieron quitarse de encima los jugadores racinguistas que intentaron volver a pisar de nuevo el área con más dificultad.

Juanpe tuvo la penúltima acción con un balón rematado dentro del área que estrelló en Jarosik cuando iba dentro. Al minuto siguiente Quique soltó un envenenado centro desde la línea de fondo y obligó a Goitia a enviarlo a saque de esquina.

.