Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
música

35 años con el ‘fuelle viajero’

Una exposición recuerda en Azkuna Zentroa la trayectoria del músico Kepa Junkera

Kepa Junkera este miércoles en la exposición 'El fuelle viajero'.
Kepa Junkera este miércoles en la exposición 'El fuelle viajero'.

Los 35 años de trayectoria profesional del trikitilari  Kepa Junkera se han reunido en Bilbao en la exposición El fuelle viajero en el Azkuan Zentroa. El fuelle con el que Junkera ha viajado por todo el mundo es su trikitixa, el acordeón diatónico tradicional vasco.

El músico bilbaíno, nacido en el barrio de Rekalde en 1965, ha expresado este miércoles la "emoción enorme" que le produce esta exposición. En un repaso cronológico a sus 35 años de carrera musical, la muestra consta de numerosos instrumentos tradicionales vascos, sobre todo trikitixas pero también albokas, panderos y txalapartas, acompañadas de reproducciones a gran formato de las portadas de los 25 discos de Kepa Junkera y objetos personales recopilados por el músico durante toda su trayectoria, como el Grammy al Mejor Album de Folk que recibió en 2004.

El alcalde de Bilbao, Ibon Areso, que ha recordado la definición de Kepa Junkera que hizo el escritor José Saramago -"arquitecto y albañil de un pueblo músico"- ha destacado que el compositor y productor, "uno de los músicos vascos más reconocidos internacionalmente", ha llevado el nombre de Bilbao a escenarios de todo el mundo y ha colaborado con multitud de artistas de renombre.

Ha destacado que el "gran valor" de Junkera, distinguido en su día como "Ilustre de Bilbao", es que combina la música tradicional vasca con la innovación, a través de "sonidos que conectan con nuestros antepasados y miran al futuro".

Emocionado por la exposición, Junkera ha destacado que, a través de un vehículo tan "humilde" como la trikitika, ha visto cumplido su "sueño" de llevar la música tradicional vasca fuera de las fronteras de Euskadi.

El trikitilari ha destacado que la muestra contiene instrumentos antiguos y actuales, desde 1840 hasta la actualidad, y objetos que le gusta guardar, como pueden ser carteles de conciertos de hace 30 años, viejas maletas "sin limpiar" para guardar los acordeones y otras "pequeñas reliquias".

Después de haber comenzado en los años 80 del pasado siglo con el sonido tradicional de la triki y tras haber mezclado este instrumento con músicas de raíz de todo el mundo y con aires sinfónicos, de jazz y incluso electrónicos, Junkera, que cumplirá 50 años el próximo 10 de abril, ha confesado que ha "vuelto a creer" en los sonidos tradicionales vascos.