Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ROCK

‘Decíamos ayer...’

Los Enemigos dan muestras de que se vuelven a sentirse bien juntos

El concierto bien podría haber comenzado con el "Como decíamos ayer..." usado por Fray Luis de León y Miguel de Unamuno al volver a sus cátedras. La de Los Enemigos es una cátedra de calle y rhythm and blues, una cátedra sudada entre adoquines que ellos dejaron vacante hace unos años, que recuperaron para la carretera hace un par y que ahora ilustran con otra lección de rock llamada Vida inteligente, un nuevo disco que se sustenta en los mismos principios de la banda. Y tal y como si hubiesen pasado dos suspiros desde que el cuarteto estrenase su última nueva canción, allí estaban, como si nada hubiese pasado, dispuestos a mostrar sus aprendizajes frente a un alumnado que, eso sí, a diferencia del de Unamuno y Fray Luis, apenas ha cambiado. Bueno canas y pliegues han salido algunos.

Los Enemigos

Los Enemigos

Sala Bikini

Barcelona, 20 de marzo de 2015

Y no se antojó que el tiempo hubiese roto su natural continuidad entre Los Enemigos de ayer y los de hoy. No pareció de entrada que su reunión responda a otra cosa que a los mismos motivos que llevan a una pareja a suspender temporalmente su relación. Llámesele cansancio, hastío, rutina o incluso esa ingenuidad que nos lleva a pensar que cambiando un pequeño detalle externo nos cambiará la vida por dentro. Es igual, porque allí estaban dando muestras imperceptibles de que se vuelven a sentir bien juntos. Se percibió en la gestualidad y en guiños como añadir dos piezas no previstas La otra orilla y An-tonio a un repertorio ya de por sí generoso. Estaban a gusto y el calor del alumnado les llegada nítidamente. Entre otras cosas uno se debe hacer músico para momentos como esos.

Por cierto, no se piense que Los Enemigos se han vuelto a reunir sólo para volver a explicar las mismas batallitas de antaño, heroicidades de señor mayor que sólo cuenta con el pasado como aliado. De las 23 composiciones que formaron el tronco del repertorio once fueron nuevas canciones, situadas en todos los tramos del concierto. arranque con Café con sal; pared medianera con Vida inteligente y remate ante de los bises con No es igual. Y por medio una reflexión genuinamente enemiga: presentando Estrella fugaz, Josele dijo: "Este tema es mi preferido porque para tocarlo he de usar un pedaluco verde que me ha costao una pasta". Y es cierto, las angulas son buenas porque sí, pero si encima son carísimas parece que de poderlas comprar, sepan mejor. Eso sí, han de ser frescas, como el sonido natural de estos viejos/nuevos Enemigos. Decíamos ayer...