Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Yo no soy Juan Carlos Cabanelas”

Un exalto cargo de la Xunta lucha por desvincularse de las obras que realiza un empresario con idéntico nombre

“Yo ya no soy Juan Carlos Cabanelas Rodríguez. Hace tiempo que no soy más que un triste número seguido de una letra”. Cabanelas, arquitecto y exgerente de la extinta sociedad pública Xestur Ourense, hijo del exalcalde de Boborás y ahijado del desaparecido Xosé Cuiña, huye de su nombre. O viceversa. Un empresario ourensano con los mismos dos nombres de pila y apellidos contrata con las administraciones públicas mientras el primer Cabanelas (“yo soy anterior: le llevo diez años”) recibe notificaciones de la Agencia Tributaria y sale en los medios de comunicación como adjudicatario de obras que no realiza. De la misma forma que Hacienda o que la Xunta, el grupo provincial del BNG confundió el martes ambas identidades y el Juan Carlos Cabanelas Rodríguez que no es volvió a emerger —así lo recogió este diario— como adjudicatario de un contrato de la Diputación de Ourense a su doble, administrador como él de una empresa de arquitectura.

 “Esta confusión ya viene de antiguo; en la Xunta, durante mi etapa en Xestur, llegaron a llamarme la atención por contratar desde mi empresa con administraciones públicas, lo que tenía prohibido por el cargo”, explica el arquitecto, detallando que se las vio para acreditar que él “no era esa persona”. Y añade que Hacienda llegó a reclamarle el pago de impuestos que no eran suyos. Ahora, la web del Registro Mercantil lleva a la misma confusión, y Cabanelas reconoce su “incapacidad” para desvincularse de las sociedades de su tocayo.

Mientras tanto, bromea: “Hay combinaciones binarias que provocan coincidencias como esta con mi nombre”. Asegura que intenta verle “cierto encanto” a una cuestión que le hace ser el que no es y vivir en un plano paralelo otra vida que no es la suya, aunque casi nunca sea en su beneficio. Porque el Cabanelas que es afirma que su empresa ya no hace obras en Galicia “y apenas algo” en un par de localidades de España. El exgerente de Xestur se define a sí mismo como un “emigrante más” forzado por la crisis: “Ahora estamos centrados en Sudamérica y en África. Hemos tenido que ir hasta ir en busca de trabajo”.

De su etapa al frente de Xestur, la sociedad pública participada por la Xunta y la Diputación y que acabó en bancarrota, según el informe hecho público en su momento por el Consello de Contas, reconoce que quizás no fue “un gestor maravilloso”, aunque se reivindica: “Hay obras que están ahí, como las viviendas o el campus universitario”.

Juan Carlos Cabanelas Rodríguez se desvincula de la obra pública que ejecuta Juan Carlos Cabanelas Rodríguez y que se le continúa atribuyendo a él. Hace años que indagó en busca de su otra identidad, por lo que concluye: “No soy esa persona, aunque esto es algo que solo puedo acreditar mostrando mi DNI”.