Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Los límites de la crítica

El arte contemporáneo debe poder seguir alterando las cosas. El Macba no puede renunciar al debate crítico

El episodio de la supresión de la exposición La bestia y el soberano en el Macba trasciende a mi entender las decisiones individuales de sus actores. Lo relevante es que una institución pública ha decidido que los catalanes no podamos ver una obra que antes se había visto, al menos, en la Bienal de São Paulo. ¿Por qué allí sí y aquí no? Según parece porque esa obra puede denigrar a un mandatario, el anterior Rey de España. Pero, si la televisión hace burla de ese mismo personaje, ¿un museo de arte no puede ir más allá? Más relevante aún resulta que esa institución siempre ha defendido el museo como un espacio crítico y el arte contemporáneo como un arma de confrontación. Y muchos habían acudido a sus exposiciones y a sus actividades bajo ese convencimiento. A partir de ahora, sabemos que esa institución presuntamente abierta al debate ha puesto un límite, un límite regio. Como si el arte de hoy sólo sirviera para amansar, para reconocer lo obvio. No, debemos decir rotundamente no.

El arte contemporáneo debe poder seguir alterando las cosas. El Macba no puede renunciar al debate crítico, ninguna institución puede decidir qué obras podemos ver y qué piezas han superado un límite que nadie sabe quién ha puesto y por qué. La exposición debe abrirse inmediatamente y olvidemos que, por unas horas, Barcelona dio la razón a Derrida cuando afirmó que “lo relevante en la mentira no es nunca su contenido, sino la intencionalidad del que miente”.

Joan M. Minguet es profesor de Arte Contemporaneo en la Universidad Autónoma de Barcelona y presidente de la Asociación Catalana de Críticos de Arte (ACCA).