Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
liga acb

El Gipuzkoa da otro paso hacia la calma

El Gipuzkoa Basket se acerca a la permanencia con una victoria (64-79) de mucho valor en la pista de La Bruixa d'Or

El entrenador del Gipuzkoa Basket, Jaume Ponsarnau, recibe una camiseta de homenaje del presidente del Bruixa d´Or Manresa, Josep Vives.
El entrenador del Gipuzkoa Basket, Jaume Ponsarnau, recibe una camiseta de homenaje del presidente del Bruixa d´Or Manresa, Josep Vives. efe

El Gipuzkoa Basket dio un paso más hacia la tranquilidad con una victoria de mucho valor en la pista de La Bruixa d'Or Manresa (64-79), donde la anterior jornada había claudicado el Unicaja Málaga.

Los 15 puntos de diferencia del marcador final no reflejan la igualdad del partido durante 30 minutos y dejan al conjunto catalán tocado, una semana más en la parte baja de la clasificación.

Las faltas lastraban a los visitantes. Hanley cometía las dos primeras consecutivamente, le sustituía Iarochevitch, que se cargaba rápidamente con tres más y se volvía a sentar, lo que aprovechaba el Manresa para acabar el primer parcial con ocho puntos de ventaja (19-11).

Manresa, 64-GBC, 79

La Bruixa d'Or Manresa (19+17+13+15): White (18), Dewar (3), Little (5), Rizvic (10), Sakic (11) -cinco inicial-, Hernández (7), Roger Grimau (2), Fotu (8) y Grigonis (-).

Gipuzkoa Basket (11+26+16+26): Jordan (4), Jordi Grimau (14), Dean (17), Hanley (8), Doblas (9) -cinco inicial-, Iarochevutch (3), Díez (15), Huskic (-), Olaizola (2), Franch (7) y Huertas(-).

Árbitros: Emilio Pérez Pizarro, Vicente Bultó y Planells. Sin eliminados.

Incidencias: partido de la vigésimo cuarta jornada de la Liga Endesa disputado en el pabellón del Nou Congost ante 4.350 espectadores.

En el segundo cuarto, el huracán Dean lo arrasó todo. Tres triples consecutivos ponían por primera vez por delante al Gipuzkoa Basket (19-20, m.13), pero White y Rizvic consiguieron frenar la acometida (24-20, m.13).

En esta fase del partido, la igualdad entre los dos equipos era máxima, aunque cinco puntos consecutivos de Díez permitieron a los de Jaume Ponsarnau irse al descanso por delante en el marcador (36-37).

La segunda mitad fue un calvario para el Manresa. A pesar del triple inicial de Dewar (39-37, m.21), el tercer cuarto se hizo eterno para los catalanes.

El juego se ralentizó y sacó tajada el cuadro vasco para tomar una distancia de relevancia (46-51, m. 30), pero un triple de Little retardaba algo su escapada (49-51, m.30).

El exjugador del Manresa Jordi Grimau fue el verdugo del cuadro catalán en el último período, ya que fue el artífice del parcial 0-8 inicial, con la ayuda de un 2+1 de Franch, que ponía al Gipuzkoa con diez puntos de ventaja y obligaba a Pedro Martínez a pedir tiempo muerto (53-63, m.34).

Los intentos locales resultaron baldíos y los hombres de Ponsarnau aprovecharon bien sus opciones y, sobre todo, la falta de oposición para, con un parcial de 2-11 en los últimos tres minutos, sellar la victoria con quince puntos de ventaja.