Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos de Paral·lel reciben a Xavier Trias con una gran pitada

El alcalde suspende el paseo que tenía previsto por la avenida de Poble-sec

Un centenar de vecinos del barrio de Poble-sec han recibido esta mañana al alcalde de Barcelona, Xavier Trias, con silbidos y abucheos, obligando al alcalde a cancelar el acto de precampaña que tenía previsto. El primer edil pretendía pasear por la Avenida de Paral·lel y fotografiarse para celebrar el final de las obras del "Plan Paral·lel", que llevan ejecutándose un año en el barrio. Trias, que se encontraba en el interior de una bar de la zona, acabó marchándose en su coche oficial después de que los vecinos criticaran su programa urbanístico.

"Los turistas a casa de Trías", han gritado varios de los vecinos en la puerta del establecimiento en el que se encontraba el alcalde. "No nos quejamos de que haya turismo, nos quejamos de que el plan urbanístico que tanto defiende Trías va destinado solo a turistas y a grandes empresas, sin pensar en los vecinos, que somos los que vivimos aquí", ha asegurado uno de los participantes de la pitada. "Llevamos un año de contaminación acústica con las obras, hasta cuatro taladros un domingo a las 8.30 de la mañana, y sin embargo no hay ni un solo banco para sentarse en la avenida", ha espetado  otro de los vecinos.

El alcalde, pocos minutos antes, ha expuesto en la sede de Convergència un balance de su mandato ante lo consejeros municipales de Covergència y Unió. Trias, en el inicio del discurso, ha querido suavizar las tensa relaciones dentro de la federación: "Sin Unió no se hubiera podido hacer lo que se hecho en la ciudad, ya que ambas formaciones han creado un equipo extraordinario". El alcalde ha advertido que el éxito de las últimas Diadas no habría sido posible si CiU no hubiera estado gobernando en Cataluña y en Barcelona.