Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra muestra la puerta de salida a Grau

El Consell pide la dimisión del vicealcalde de Valencia tras su procesamiento en Nóos

Rita Barberá cuestiona las líneas rojas del presidente de los populares

Alfonso Grau.
Alfonso Grau.

“El escaño no es compatible con el banquillo”, La portavoz del Consell, María José Catalá, fue la primera en indicarle el camino al vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau, horas después de que la Audiencia de Palma lo siente en el banquillo por el caso Urdangarin. Pero, a continuación, se lo dejaron claro el presidente de la Generalitat, Alberto, Fabra, y del portavoz del PP en las Cortes, Jorge Bellver. El número dos del Gobierno local tendrá que cumplir con lo prometido hace unas semanas —cuando tenía un pie dentro y otro fuera de la imputación— y dimitir de su cargo. Ya entonces Fabra, presidente del PP, le indicó la puerta pero la confusa situación judicial de Grau le pemitió ganar tiempo. El recurso de apelación del Grupo municipal Socialista contra el sobreseimiento del caso al vicealcalde ha acabado con el balón de oxígeno y sobre el concejal del PP pesan cinco supuestos delitos. Grau se sentará en el banquillo de los acusados.

El presidente dio a entender que los tiempos de la renuncia los manejará el Ayuntamiento de Valencia pero la decisión será “siguiendo la línea [roja] de lo que dice el partido” y eso significa que Grau tiene que renunciarse a su cargo en el menor tiempo posible.

El portavoz del PP en las Cortes y antiguo compañero de hemiciclo de Grau, Jorge Bellver, no se salió ni un ápice del guión: “Actuará en consecuencia”, subrayó en su comparecencia tras la Junta de Portavoces en las Cortes.

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que sufre otro revés con la marcha de Grau —es el que ha llevado el día a día del Consistorio durante más de dos décadas— añadió que respetará el criterio del vicealcalde. Fuentes municipales especulaban con la posibilidad de una renuncia rápida pero Barberá despejí las dudas. “Creo que va a hacer lo que tenía previsto y es irse unos días de viaje [tras su reciente boda con una exconcejal de Valencia]“, aclaró. La alcaldesa de Valencia, crítica con las líneas rojas impuestas por Fabra a los imputados por corrupción, no cedió ayer. “No hay una línea marcada en el partido más allá de los estatutos”, respondió a los periodistas. “Que haga el escrito de defensa al que tiene derecho absoluto porque ese escrito puede dar un resultado u otro”, agregó mostrando su disposición a estirar lo más poosible la marcha de Grau.

De momento, el vicealcalde se apartará de la escena pública —ayer no salió al balcón para la mascletà fallera— y preparará con su abogado el escrito de defensa para el que el juez instructor José Castro le ha dado un plazo de 20 días. Para entonces las Fallas —el gran escaparate de la alcaldesa— habrán pasado. Las declaraciones de Fabra y su entorno apuntan a que será entonces cuando se marche. .

Su dimisión complica sobremanera el futuro a la alcaldesa de Valencia, que en los últimos tiempos recuperó a su segundo para la candidatura municipal de 2015 —después de que Grau, con más de 70 años, dijera que no repetía— para respaldarlo públicamente durante todas las idas y venidas del caso Nóos. El PP local lo ha nombrado incluso coordinador de la próxima campaña electoral.

El PP de Valencia dispone hasta finales de abril para confeccionar su candidatura a los comicios locales del 24 de mayo. Antes la dirección nacional del partido debe confirmara Barberá como cabeza de lista, con lo que la regidora dispone de tiempo para recomponer su lista si Grau se cae como número dos.

La Audiencia de Palma acaba de imputar al vicealcalde por los presuntos delitos de malversación, fraude a la administración, tráfico de influencias y falsedad en documento mercantil por encomendar al Instituto Nóos, que dirigían Iñaki Urdangarin y su socio Diego Torres, la organización de tres ediciones del foro sobre turismo y deporte Valencia Summit. Los más de tres millones de euros que costaron aquellas jornadas fueron financiaron al 50% por la Fundación Turismo Valencia Convention Bureau, cuyo patronato presidía Grau, y la sociedad pública Ciutat de les Arts i les Ciències (CACSA). Por la rama valenciana del caso Nóos se sentarán finalmente en el banquillo Grau y otros cuatro excargos públicos de la Generalitat.

Más información