Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La pobreza se cronifica y feminiza en Valencia, alerta Casa Caridad

En 2014 aumenta el tiempo de asistencia a los comedores sociales y el número de mujeres y niños atendidos

El IX Informe de Casa Caridad sobre la pobreza en Valencia, presentado ayer por la entidad, alerta de la cronificación de las situaciones de precariedad. En 2014 ha aumentado un 50% el número de personas que lleva ya más de un año acudiendo a los comedores sociales de la entidad. Según los datos del informe, el agravamiento de la pobreza ha coincidido con una feminización de la misma. Entre 2010 y 2014, el número de mujeres atendidas se ha duplicado y el número de niños casi se ha triplicado hasta ser el 17% de las personas atendidas.

En 2014, la entidad repartió 386.805 raciones de alimento, un 2,7% más que el año anterior. Si en 2010 el 59% de las personas atendidas hacían uso del comedor durante menos de un mes, ahora este tipo de usuario puntual ha ido dejando paso a una pobreza más profunda.

Casa Caridad explica que el paro de larga duración o el escaso acceso a la vivienda han acabado afectando a la salud física y mental de unos usuarios cada vez más vulnerables. El presidente de la entidad, Antonio Casanova, explicó ayer que aunque el periodo medio de atención solía ser de uno a tres meses, los usuarios precisan ahora ayuda durante una media de ocho a 10 meses.

El informe refleja que este agravamiento de la pobreza coincide con un aumento de la presencia de mujeres y niños en los comedores, donde el número de menores atendidos ha pasado del 6% al 17% en los últimos cuatro años. El 50% de las personas atendidas son mujeres. La mayoría de ellas (80%) compone familias monoparentales y acude al comedor con sus hijos.

"Antes de 2009 el número de inmigrantes atendidos por Casa Caridad superaba al de españoles. Al inicio de la crisis ya hablábamos de personas normalizadas y ahora la mayoría de nuestros usuarios son españoles cuya situación se ha cronificado por haber caído en problemas de salud física y mental", explicó Antonio Casanova.

El 36% de las personas atendidas en Casa Caridad presenta trastornos mentales (principalmente depresión, ansiedad o esquizofrenia) también debido a la caída en el consumo de alcohol y drogas (15% que en 2013). El número de españoles sigue aumentando y representa ya el 49% de las personas atendidas.

Casa Caridad ha explicado que ante esta situación, la entidad se ha visto obligada a intensificar nuevas vías de apoyo que consigan dignificar a los usuarios y acompañarles en la recuperación de una vida normalizada. Para ello, los trabajadores sociales de la entidad organizan cuatro talleres (salud, higiene y deporte; visitas domiciliarias y hospitalarias; orientación laboral y taller de vivienda) para apoyar a los usuarios y acompañarles en su camino hacia la reinserción.