La ley de Buch rompe el acuerdo del comercio en Alicante

Los grandes centros comerciales y las asociaciones de dos barrios de Alicante plantean al Ayuntamiento que declarare toda la ciudad como una zona de gran afluencia turística

Los grandes centros comerciales y las asociaciones de dos barrios de Alicante plantearon ayer al alcalde, Miguel Valor, la posibilidad de declarar toda la ciudad como una zona de gran afluencia turística en la que se permita la apertura los 365 días al año. La oferta, que se ampara en el decreto ley de horarios comerciales impulsado por el consejero Máximo Buch, rompería con el actual consenso existente en el consejo local del comercio.

Actualmente,en Alicante existe un área de afluencia turística que se circunscribe al centro tradicional, donde se encuentran la mayoría de hoteles y lugares visitables. Según lo pactado hasta en dos ocasiones a lo largo de esta legislatura por el consejo local de comercio, esta área comercial tendría libertad de horarios. Para algunos comerciantes tradicionales incluso es un área de protección de un comercio que ve cómo se va despoblando el centro de tiendas mientras proliferan bares y restaurantes.Fuera de este área, solo los comercios con menos de 300 metros cuadrados de superficie pueden ajustarse a este régimen, lo que excluiría a los grandes centros.

 Las tres grandes superficies y los comerciantes de La Florida y el Pla-Carolinas, aprovecharon la reunión de ayer para avanzar al alcalde un informe realizado entre el despacho jurídico Garrigues y la Universidad de Alicante para delimitar el ámbito de las zonas de gran afluencia turística.

El decreto ley del Consell otorga mayor discrecionalidad a los alcaldes para decidir sobre la libertad de horarios. Ante la imposibilidad de sacar una ley de libertad de horarios como prometió Alberto Fabra, es una forma de lavarse las manos ante el temor a un posible aluvión de pleitos judiciales a la vista de algunos presentados por grandes superficies con establecimientos fuera del área turística delimitada.

Grandes superficies presionan para lograr la libertad de horarios

Las pretensiones expuestas ayer a Valor, que promete estudiar el asunto en próximas reuniones, es un viejo propósito de las grandes superficies en Alicante. Estos centros están sujetos a la norma pactada y solo pueden abrir un tope de 10 domingos o festivos al año. Si durante 48 horas no hay atención comercial por coincidencia de festivos, los ayuntamientos pueden habilitar más días de apertura.

La actual concejal de Comercio, Belén González, también presente en la reunión, en otras ocasiones ya subrayó que convertir la ciudad en zona libre de horarios solo podría crearse por unanimidad de todo el comercio. Y actualmente, no existe.

En el debate por la apertura de centros horarios, en el caso de Alicante,subyace una lucha por un modelo de negocio comercial y las grandes superficies estarían buscando la posibilidad de poder abrir sus grandes espacios más allá de la restauración y las multisalas de cine. "La segunda vez que se votó en contra en el consejo se pidió que no se volviera a sacar el tema hasta la próxima legislatura”, protestó Vicente Armengol, de la asociación Corazón de Alicante, aglutinadora de la mayor parte del comercio del centro. “No veo a los turistas holandeses comprando enun supermercado fuera del centro un domingo, la verdad”, apostilló con ironía Armengol.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50