Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santamaría: “Ni Podemos ni ‘pudimos’ crearán tres millones de empleos”

La vicepresidenta lanza "a la calle" a sus candidatos en Galicia para convencer de que la recuperación "se nota"

Feijóo pide a los suyos que ganen las elecciones de mayo "contra pronóstico", como en 2009

Sáenz de Santamaría, con Feijóo y otros dirigentes del PP hoy en Santiago.
Sáenz de Santamaría, con Feijóo y otros dirigentes del PP hoy en Santiago.

Soraya Sáenz de Santamaría ha recalado este mediodía “donde empezó todo”, en el campo “de la primera batalla”, según sus propias palabras. La vicepresidenta del Gobierno ha cerrado en Galicia una convención municipal con la que el PP gallego pretende insuflar ánimos a sus candidatos y dirigentes después de meses “muy duros” y de cara a las difíciles elecciones locales de mayo. Fue en esta comunidad, el 1 de marzo de 2009, hace hoy exactamente seis años, cuando el partido de Mariano Rajoy recuperó el gobierno de la Xunta y emprendió la recuperación electoral que le llevó en 2011 a alcanzar sus mayores cotas de poder en España. Ahora que las encuestas les vaticinan una fuerte regresión movida por el embate de nuevos partidos, Sáenz de Santamaría pide a los suyos que “salgan a la calle” para convencer a los ciudadanos de que el PP está “sacando al país de la crisis”, “recuperando el consumo y el bienestar de las familias” y “creando empleo”. “Y que estamos donde hay que estar, al lado de la gente”, añadió ante los asistentes al acto en el Auditorio de Santiago.

Entre 2014 y 2015 en España se crearán un millón de empleos, ha dicho la vicepresidenta, que arrancó su discurso advirtiendo que iba a “decir verdades” y destacando que el PP “siempre” ha estado instalado en la “prudencia”. Sáenz de Santamaría sostiene que se puede ir “más allá” y repitió el “objetivo nacional” de llegar a tres millones de puestos de trabajo. “Ni los de Podemos, ni los de pudimos, ni los de ‘a lo mejor se podía pero no lo hicimos’ van a lograr ese objetivo”, subrayó. Para la dirigente popular, “hay recuperación y se nota”: “Si no hubiera habido tantos feijóos en tantos ayuntamientos y comunidades, España no estaría donde está”.

Según el líder de los populares gallegos, a la fuerza que gobierna España y Galicia “no le inspiran ideas brillantes ni empresas de márketing” sino “el galleguismo de Fraga y Albor”. Tras un fin de semana en el que los candidatos municipales del PP asistieron a clases de “coaching electoral”, de cómo manejarse en las redes sociales y de comunicación no verbal, Feijóo les recomendó a los suyos “honestidad” frente a los que “ensuciaron” las siglas del PP, “humildad” frente “a la soberbia de otros partidos”, y “rigor y solvencia” frente a los “discursos irresponsables”. El mayor mérito de las victorias electorales, dijo el presidente de la Xunta, no es ni de quienes sacan su rostro en los carteles electorales ni de los militantes, sino “de los que elección tras elección, libremente, acuden a las urnas”. Repitió “libremente” en al menos dos ocasiones. Entre quienes escuchaban sus palabras estaba José Luis Iravedra, dirigente del PP de Lugo imputado por llevar a votar a ancianos con demencia en las autonómicas de 2012.

El líder de los populares gallegos, Alberto Núñez Feijóo, fue el encargado de arengar a sus cargos contra los malos augurios metroscópicos. Apelando a lo ocurrido hace seis años, cuando tras una fiera campaña, el PP logró desalojar al bipartito de socialistas y nacionalistas de la Xunta, Feijóo llamó a los presentes a movilizarse para “ganar contra pronóstico”, para “darle la vuelta a las encuestas”, a los “precedentes”. En las elecciones autonómicas de 2009, afirmó, el PP no tenía “grandes cosas, ni grandes televisiones”. “Las ganamos porque teníamos sed y hambre de ganar”, señaló el presidente gallego, quien animó a sus cargos y dirigentes a buscar el voto “de la gente que sabe olfatear a los recién llegados”, a los que “no les interesa la mercadotecnia”, a quienes “distinguen entre los que van a las tertulias y los que se sientan en los consejos de ministros de Europa”. Feijóo exhortó a los presentes a ir a por el apoyo de los mismos que en mayo de 2011 le dieron al PP en Galicia 211 alcaldías: “Esos son a los que tenemos que movilizar, esos no han cambiado, están esperando”.

Según el líder de los populares gallegos, a la fuerza que gobierna España y Galicia “no le inspiran ideas brillantes ni empresas de márketing” sino “el galleguismo de Fraga y Albor”. Tras un fin de semana en el que los candidatos municipales del PP asistieron a clases de “coaching electoral”, de cómo manejarse en las redes sociales y de comunicación no verbal, Feijóo les recomendó a los suyos “honestidad” frente a los que “ensuciaron” las siglas del PP, “humildad” frente “a la soberbia de otros partidos”, y “rigor y solvencia” frente a los “discursos irresponsables”. El mayor mérito de las victorias electorales, dijo el presidente de la Xunta, no es ni de quienes sacan su rostro en los carteles electorales ni de los militantes, sino “de los que elección tras elección, libremente, acuden a las urnas”. Repitió “libremente” en al menos dos ocasiones. Entre quienes escuchaban sus palabras estaba José Luis Iravedra, dirigente del PP de Lugo imputado por llevar a votar a ancianos con demencia en las autonómicas de 2012.

Más información