Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos utilizarán pistolas eléctricas este año

Interior ultima la compra de un centenar de armas, que tendrán los jefes de turno

La pistola eléctrica Taser.
La pistola eléctrica Taser.

La policía catalana usará pistolas eléctricas este año. El departamento de Interior catalán, dirigido por Ramon Espadaler, ultima la compra de un centenar de armas, que repartirá entre los jefes de turno, que son quienes en última instancia intervienen en una situación comprometida. Los agentes deberán hacer un curso antes de poder utilizarlas, y una instrucción interna definirá en qué casos específicos podrán usarse. “No es una decisión tomada en caliente, es una opción”, aseguró este lunes Espadaler en una entrevista en TV-3.

Interior todavía no ha comprado las armas, ni ha facilitado una fecha concreta para sacar el concurso público. Aunque previsiblemente, será el fabricante Taser —el más competitivo— quien se haga con la oferta pública. El modelo con el que han llevado a cabo los estudios la policía catalana es el X26P, que tiene dos modalidades de uso. El arma bien se puede utilizar directamente en contacto con la persona, o bien a una distancia como máximo de siete metros. Las descargas eléctricas duran cinco segundos, e imitan las señales nerviosas del cerebro, confundiendo los músculos motores, provocando rigidez. El resultado es que la persona se desploma, y queda temporalmente inmovilizada.

El debate de las pistolas eléctricas se puso de nuevo sobre la mesa en octubre de 2013, después de que el empresario Juan Andrés Benítez muriese al ser reducido de forma violenta en el barrio barcelonés de El Raval por diversos agentes. Seis de ellos están imputados por homicidio, y la fiscalía pide 11 años de cárcel. Los sindicatos policiales pidieron de nuevo entonces la pistola eléctrica, para evitar reducciones muy complejas, que conllevan el uso de la fuerza física.

En la actualidad, medio centenar de policías locales catalanas usan este tipo de armas, entre ellas Badalona, Girona o Llavaneres. También en el resto de España es común el uso de este tipo de herramienta, como en Canarias o Almería.

La Generalitat defiende su consideración de arma “no letal”, por lo que será catalogada como una “herramienta policial”, no un arma. Algo que critica duramente Stop Taser, una nueva plataforma que se ha unido para evitar la introducción de la pistola en la policía catalana y pedir la erradicación en las policías locales. Además, exigen que antes de dar cualquier otro paso, el tema se debata en el Parlamento catalán. “No puede ser una decisión policial, es necesario un debate político y ciudadano”, pide el abogado y portavoz de la Plataforma, Andrés García.

Según un informe de Amnistía Internacional, 269 personas murieron en Estados Unidos, entre 2001 y 2007, tras recibir descargas de pistolas Taser. En España no existe constancia de ninguna muerte ni lesión grave.

Más información