Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo sostiene que la situación del gallego ha mejorado con su Gobierno

La Xunta anuncia un plan con la Real Academia tras la manifestación contra su política

Tres días después de la manifestación que el pasado domingo congregó en Santiago a miles de ciudadanos para protestar contra la política lingüística del Gobierno gallego, su presidente, Alberto Núñez Feijóo, anunció este miércoles un plan de dinamización de la lengua propia en los ámbitos social y económico elaborado “junto con la Real Academia Galega”. Lo hizo tras restar importancia a algunos de los datos de la reciente encuesta del Instituto Galego de Estatística (IGE) que alerta de que un 22% de los menores de 14 años no saben expresarse en gallego. Feijóo optó por destacar las cifras que, a su juicio, confirman que la situación del idioma es mejor que durante el bipartito de PSdeG y BNG.

 Feijóo lanzó su anuncio, aún no concretado, ante las preguntas sobre la cuestión del portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera. El presidente le pidió que se sume a la iniciativa que impulsará y se amparó en que el 51% de los encuestados dice usar el gallego de forma habitual para destacar que “continúa siendo la lengua mayoritaria”. A ese dato sumó otros como que la población que no entiende el gallego ha pasado del 3% al 2% o que los que pueden escribir en el idioma propio pasaron del 81% al 83,5%. Jorquera criticó que la Xunta tenga que pagar la educación solo en castellano de las cuatro familias de toda Galicia que lo han solicitado al amparo de la nueva legislación estatal ya que eso “subvenciona con dinero público la ignorancia”. El nacionalista pidió a Feijóo que renuncie “a ser un servidor de la doma y castración de Galicia” y le instó a aplicar otro plan, el de Normalización Lingüística, aprobado por unanimidad del Parlamento gallego en 2004.

La mejoría del uso de la lengua no fue el único supuesto logro de su Gobierno con respecto al bipartito anterior que destacó ayer Feijóo. El presidente aseguró que actualmente el 68,5% de los dependientes que tienen reconocida oficialmente su situación reciben algún tipo de atención, frente al 30% de 2009. Con esas cifras, el presidente admitió que el 31,5% de los dependientes reconocidos están desatendidos, lo que atribuyó a su vez a una “falta de capacidad presupuestaria” de la que culpó a la herencia económica que el anterior Gobierno le dejó hace casi seis años.

El debate sobre la atención a la dependencia lo abrió el portavoz socialista, José Luis Méndez Romeu, al referirse a dos ciudadanos que le escribieron contándole sus casos particulares. Según ese relato, Jesús Vidal, vecino de Culleredo de 74 años, está “tirado en la cama” sin ingresos y depende de su mujer de 72 años, que cobra una pensión de 780 euros. Este ciudadano pidió la dependencia en 2009 y le fue reconocida en 2012 pero “el problema es que estamos en 2015 y Jesús no ha recibido nada”. Méndez Romeu también habló de Trinidad, una mujer del sur de Galicia a la que cuida su hija Guadalupe y a la que en 2009 le reconocieron una demencia. En 2012, dijo, le cambiaron la valoración por alzhéimer y “ahora le dicen que vuelva a presentar la solicitud”. Las cartas, dijo Méndez Romeu cuando Feijóo se las pidió, ya habían sido remitidas a la Xunta antes de que llegasen también a los socialistas.

Feijóo respondió a Méndez Romeu que en 2009 solo cobraban una prestación 14.000 dependientes mientras que otros 46.000 estaban a la espera de ello y destacó que hasta el momento el actual Gobierno ya ha atendido a 77.000 personas. Lo hace, dijo el presidente, “con 2.000 millones menos de presupuesto” que cuando gobernaba el bipartito y teniendo que devolver al Gobierno central los anticipos mal calculados entonces. Por ello, Feijóo aseguró que si se le expusiese esa situación “a Jesús y Guadalupe” le darían la razón a él frente a los socialistas.

 

.