Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
KUTXABANK

Quiroga: Responsabilizar al PP de las irregularidades es una “burla”

La presidenta del PP vasco acusa a PNV y PSE de "escurrir el bulto" por el 'caso Cabieces'

La presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, ha afirmado hoy que querer hacer ver que la responsabilidad de las irregularidades detectadas en Kutxabank es de su partido es "simplemente una burla". En declaraciones a los medios en Trapagarán, donde se ha reunido con representantes vecinales, Quiroga ha recordado que el Consejo de Administración de Kutxabank tiene una mayoría de miembros nombrados "a instancias" del PNV y que "se colocó" a un miembro del PSE (Mikel Cabieces), en un momento en el que el socialista Patxi López era lehendakari.

La dirigente del PP ha analizado así los supuestos pagos irregulares realizados por Kutxabank al exdelegado del Gobierno en el País Vasco Mikel Cabieces por medio de un bufete de abogados, caso por el que el pasado viernes declararon ante la Fiscalía este político socialista y el expresidente de la entidad financiera Mario Fernández.

Fernández reveló que "un líder del PP" del País Vasco le pidió que buscara "una salida profesional" a Cabieces cuando dejó de ser delegado del Gobierno, como persona que había estado vinculada a la lucha contra ETA.

Quiroga ha afirmado hoy que el PP no tiene "ningún miedo" a "abrir las ventanas" y a "poner las cosas negro sobre blanco", así como ha asegurado que su partido afrontará "las responsabilidades que haya que afrontar". "Lo importante es abrir las ventanas, y que se sepa y se conteste por parte de aquellos que tienen responsabilidad si existen más casos de estos dentro de Kutxabank", ha señalado.

Sin embargo, ha insistido en que "por el bien" de Kutxabank "aquellos que tienen responsabilidades" deben responder "si existen más casos irregulares como el que ha denunciado el consejo de administración de Kutxabank". Para Quiroga, "aquí hay dos partidos que están intentando escurrir el bulto cuando tienen mucha responsabilidad" y se ha preguntado si "a estas alturas de la película" el PNV "nos va a decir que no controlaba absolutamente nada de Kutxabank". "¿Quién pone y quién quita un presidente?", ha preguntado.

Respecto a las gestiones realizadas por "un líder del PP" que señalaba Mario Fernández en su comunicado, Quiroga ha insistido en que "aquí cada uno está intentando escurrir el bulto". "Yo no escurro el bulto, yo afronto una situación", ha afirmado.

"Aquí la responsabilidad la tiene quien ha tomado la decisión de hacer algo que es irregular" y ha recordado que "unos señores en un consejo de administración levantaron la mano todos y, por unanimidad, decidieron que esa irregularidad, según ellos, había que llevarla ante la fiscalía". Tras afirmar que "el fin no justifica los medios", Quiroga ha señalado que "no se puede cometer una irregularidad para un fin, aunque sea un fin que podamos considerar positivo", en referencia a la compensación al exdelegado del Gobierno por la lucha contra ETA.

Quiroga ha señalado que se ha hecho referencia "a una norma no escrita en el País Vasco", pero ha destacado que ella puede tener en su despacho "una larga cola" de personas "que han dado mucho por la lucha contra ETA y que no han recibido este trato ni se les pagaba 6.000 euros al mes".

Por su parte, el vicesecretario general del PP vasco y diputado general de Álava, Javier de Andrés, ha calificado hoy de "cobardes" las explicaciones públicas de Fernández. En una comparecencia de prensa en Vitoria, el dirigente popular ha asegurado que no le consta que el expresidente de la formación en Euskadi, Antonio Basagoiti -como ha publicado algún medio- pidiera a Mario Fernández que colocara a Mikel Cabieces cuando dejó de ser delegado del Gobierno en el País Vasco, ni tampoco que hubiera nadie dentro de su partido informado de este asunto.

De Andrés ha considerado que lo adecuado habría sido que Fernández hubiera dado "el nombre de su jefe en el PP, si es que cree que lo tiene". "Curiosamente una persona como Mario Fernández, que siempre se ha jactado de no tener jefes, ahora resulta que el jefe estaba en el Partido Popular y nosotros no lo sabíamos", ha ironizado.

Asimismo, ha opinado que el caso de Cabieces no tiene nada que ver con lo que sucedió con sus antecesores en el cargo porque los anteriores delegados del Gobierno se marcharon del País Vasco para evitar ser víctimas del terrorismo. De Andrés no ha citado nombres pero se ha referido a los exdelegados del Gobierno en Euskadi Enrique Villar (PP) y Paulino Luesma (PSE), que tras dejar el puesto fueron destinados en la Embajada de España en Lisboa.