Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Baltar adjudica a tres firmas la mitad de la obra pública de la Diputación

El presidente ourensano repite el sistema de contratación de su progenitor

José Manuel Baltar es aupado por su padre después de ser aclamado presidente provincial del PP, en enero de 2010.
José Manuel Baltar es aupado por su padre después de ser aclamado presidente provincial del PP, en enero de 2010.

El neobaltarismo mantiene vigente el sistema de contratación de las obras públicas iniciado por el fundador de la dinastía, José Luis Baltar. Se trata de una modalidad que beneficia fundamentalmente a empresas vinculadas al PP y a cargos o excargos públicos de ese partido en la provincia dedicados a la construcción. El hijo y sucesor del exbarón, José Manuel Baltar Blanco, incide en la misma práctica que su progenitor, aunque lo hace desde la transparencia que promueve: los procesos de adjudicación se pueden comprobar a través de los enlaces colgados en la página web de la Diputación ourensana. A través de ellos se evidencia que el presidente ha adjudicado a dedo (mediante decretos, tras convocar procesos negociados sin publicidad) obras por varios millones de euros de los que casi la mitad recaen en tres firmas vinculadas al partido que él preside.

Las empresas agraciadas con adjudicaciones por más de cuatro millones de euros son Construcciones Benigno Álvarez, SL, propiedad del exacalde del PP de Maside, Explotacións Medioambientais, SL, con vínculos familiares en el PP de Xinzo, y Construcciones y Almacenes Manuel Viso e Hijos, principal adjudicataria de obra pública en la comarca de Celanova durante los mandatos del exregidor baltarista Antonio Mouriño. No consta que ninguna de las tres empresas elegidas por Baltar haya obtenido adjudicaciones públicas fuera de la provincia de Ourense. Las tres acumulan el grueso de las obras provinciales aunque según datos de Hacienda en la provincia hay 91 empresas registradas y clasificadas para acceder a obra pública.

La principal beneficiada de las tres constructoras, con adjudicaciones que suman 2,5 millones de euros en medio año, es del exalcalde popular Benigno Álvarez, aunque las adjudicaciones aparecen fraccionadas a dos empresas, ambas del excargo del PP: la propia Benigno Álvarez, SL, y Coviastec, SL, creada el año pasado, según consta en el BOE. Por su parte, Explotacións Medioambientais, SL, obtuvo cerca de 892.000 euros y Manuel Viso e Hijos, algo más de 798.000.

Aunque el presidente de la Diputación repartió entre las tres empresas la mitad de la obra pública de la provincia, un gran número de constructoras tuvo aún acceso a otras adjudicaciones, por cantidades significativamente menores. Buena parte de estas empresas están igualmente vinculadas al PP y, en algunos casos, inmersas en procesos judiciales en curso. Así ocurre con Cruzval, a la que Baltar Blanco adjudicó en la última mitad de 2014 obras por más de 145.000 euros. Cruzval está implicada en la trama del desvío de fondos comunitarios por el que el superdelegado de la Xunta en Ourense, Rogelio Martínez —primo del titular de la empresa— está acusado por los supuestos delitos de prevaricación, malversación, estafa y falsedad en documento público.

Algo similar ocurre con Vipeca Obras y Servicios, a la que el presidente de la Diputación adjudicó el pasado semestre obras de la institución. La empresa está bajo sospecha: el juez de Verín investiga una posible prevaricación del alcalde, el también popular Juan Manuel Jiménez Morán —el contrincante de Baltar en el congreso de la sucesión del PP ourensano— en la adjudicación de trabajos a esta misma empresa, receptora de buena parte de las obras de ese municipio, de la urbanización de calles financiadas con ayudas del Plan E.

El grueso de estas empresas beneficiadas con las adjudicaciones del neobaltarismo es el mismo que entre 2003 y 2004 obtenía del fundador, José Luis Baltar, mediante procedimientos negociados sin publicidad, la adjudicación para la instalación de las más de cien depuradoras que el autodenominado “cacique bueno” había concedido a dedo a la empresa viguesa SMA. De la misma forma que ocurría en la década anterior, la mayor parte de las empresas adjudicatarias de las obras de la Diputación lo son también de las de los respectivos municipios gobernados por el PP

En el reparto de aquellas adjudicaciones de hace una década, al calor de las depuradoras que financiaba Bruselas, se perfilaba el mapa del baltarismo: los empresarios de los círculos de confianza de los regidores del núcleo duro del patrón. Ahora, con algunas incorporaciones de última hora, este plano político y empresarial de la provincia sigue siendo el mismo.

Siempre las mismas

C. H.

Entre la lista de empresas adjudicatarias de obra pública del neobaltarismno figura Consernor, constructora participada por el Club Ourense Baloncesto y el Club Deportivo Ourense y que, según datos del Registro Mercantil, ha tenido históricamente entre sus accionistas a destacados alcaldes del PP ourensano. Consernor es una antigua destinataria de obras de municipios gobernados por el mismo partido que sus representantes empresariales.

También ha adjudicado Baltar obras en estos seis últimos meses de 2014 a Instalaciones Eléctricas Vari, otra de las históricas promotoras, del exteniente de alcalde de San Cibrao das Viñas, que resultaron beneficiadas con concesiones públicas en ese mismo municipio durante los mandatos de la exalcaldesa Elisa Nogueira, una de las fieles baltaristas que consiguió ver empleado a su hijo, con una jefatura, en la Diputación.

Baltar Blanco repite prácticamente al pie de la letra el modelo de contratación de su progenitor y antecesor en el cargo. Cuando el primero de los Baltar contrató, entre 2003 y 2004 a una lista muy similar a la actual de empresas vinculadas a su partido para instalar las depuradoras, la principal adjudicataria fue la empresa a la que estaba vinculado el superdelegado, entonces vicepresidente de la Diputación. Ahora, con Martínez alineado en el sector del PP opuesto al baltarismo, Cruzval sigue recibiendo obra de la Diputación, aunque en menor medida que otras. El grueso de las adjudicatarias es prácticamente el mismo que el de hace una década.

José Manuel Baltar ha rechazado las reiteradas peticiones que este diario le ha formulado a través de su jefe de comunicación para ofrecer su versión sobre estos hechos.