Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps se escuda en los técnicos para justificar la gestión de la Fórmula 1

El expresidente de la Generalitat sostiene en declaraciones a Efe que la querella de la Fiscalía Anticorrupción se basa en conjeturas

Bernie Ecclestone, en el centro, saluda en la presentación de la F-1 en Valencia franqueado por Francisco Camps y Jorge Martínez Aspar.
Bernie Ecclestone, en el centro, saluda en la presentación de la F-1 en Valencia franqueado por Francisco Camps y Jorge Martínez Aspar.

El expresidente de la Generalitat Francisco Camps se ha escudado hoy tras los técnicos de la Generalitat para intentar defenderse de la querella por prevaricación y malversación continuada de caudales públicos presentada por la Fiscalía Anticorrupción en relación con la contratación del premio de fórmula 1 de Valencia.

Camps en un comunicado a las agencias de noticias ha argumentado que se trató de una decisión "estrictamente política" y que todas las actuaciones relacionadas para traer la F-1 a Valencia "contaron con el soporte técnico y jurídico necesario". "La Administración valenciana cuenta con especialistas, juristas y técnicos de primer nivel que no habrían consentido ninguna actuación fuera de la legalidad", ha señalado.

Este es el mismo argumento que Camps ha utilizado habitualmente para negar todas las irregularidades investigadas por los tribunales durante sus años de mandato al frente de la Generalitat. Y ello, pese a que algunos de los delitos cometidos, como el saqueo de las ayudas públicas a la cooperación han terminado con sentencia condenatoria por parte de los tribunales.

Según el último informe de la Fiscalía Anticorrupción, "no solo es Francisco Camps el que propone a Bernard Ecclestone la celebración del gran premio en Valencia, sino que es también el que negocia todas las condiciones, incluidas las económicas, presentando al señor Ecclestone un contrato para la celebración de la prueba (...) a través de su asesora, intermediaria e intérprete con Ecclestone, Belén Reyero". Finalmente, el contrato se firmó a través de Valmor Sports SL pese a que las carreras las organizó la Generalitat a través de Circuito del Motor SA.

Camps, que como es frecuente no ha acudido esta semana al pleno de las Cortes Valencianas de esta semana pese a su condición de diputado del PP, se justifica en sus declaraciones a las agencias en que no se ha "lucrado, ni con esta actuación política, ni con ninguna otra". "Nunca existió ni intención ni voluntad alguna en beneficiar, directa o indirectamente a ninguna persona o entidad", señala Camps, que omite que Ecclestone condicionó la celebración del gran premio de F-1 de Valencia a que el PP volviese a ganar las elecciones autonómicas de 2007.

Tampoco explica el expresidente de la Generalitat en sus manifestaciones cómo se creó Valmor tan rápidamente ni por qué se acordó que fuese la empresa tenedora de los derechos."Una empresa privada", según la Fiscalía Anticorrupción, "que carecía de infraestructura personal, material y económica para asumir esta labor". "Es un hecho cierto que ni se fijó precio en el contrato, ni se pagó por parte de Valmor Sports ni un euro a Circuito del Motor, ni siquiera se le exigió el pago", recalca la Fiscalía.

Sí se sorprende Camps de que la Fiscalía no le haya llamado a declarar como testigo antes de presentar la denuncia, "como sí lo ha hecho con otras muchas personas, dejando como única salida para la efectiva constatación de los hechos la presentación por su parte de una querella basada en meras conjeturas y suposiciones y no en hechos contrastados".

La oposición calcula que el coste de celebrar la F-1 a través de Valmor y comprar la empresa cuando estaba en quiebra para asumir las deudas ronda los 135 millones de euros.Un evento que, según declaró el propio Camps, no iba a costar ni un euro a los valencianos.