Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La operadora telefónica Parlem se queda en un 15% de sus previsiones

La compañía pretendía captar 10.000 clientes hasta el mes de diciembre

Parlem, la operadora telefónica independiente constituida para dar servicio solo a Cataluña, no cumple previsiones en su primer mes de funcionamiento. Durante su presentación, el pasado mes de octubre, estimaba que culminaría el año con 10.000 clientes, pero lo cierto es que cerrado el mes de diciembre apenas ha alcanzado los 1.500 usuarios. Desde la compañía defienden que se trata de unos buenos resultados pese a estar por debajo de las estimaciones iniciales, situación que explican por el retraso que supuso la puesta en marcha de la prestación de servicios.

Una portavoz explica que las primeras tarjetas SIM de la operadora catalana se empezaron a repartir el pasado 9 de diciembre, lo que ha supuesto iniciar el servicio tres semanas más tarde de lo que contemplaba el plan de negocio. Sostiene que actualmente ya se han puesto en marcha todos los canales de venta —con dos cadenas de supermercados como principales puntos de venta— y que en la última semana se estaba captando clientela al doble de velocidad que al principio. Los resultados incluso han obligado a ampliar la campaña para captar embajadores de la compañía hasta el próximo mes de marzo, una suerte de clientes que se aseguran tener servicios premium y que les consideren fundadores de la compañía.

Por el momento, el tirón de la catalanidad no se ha convertido en un filón para Parlem, una compañía impulsada por empresarios catalanes con la intención de aunar nacionalismo, proximidad e innovación. Con esas señas de identidad, la telefónica contempla cosechar los éxitos de Euskaltel —entre sus ideólogos está un fundador de la operadora vasca— y convertirse en la cuarta compañía del sector de telefonía móvil en Cataluña a partir de 2019, por detrás de las gigantes: Telefónica, Vodafone y Orange. Eso supondría controlar una cuota de mercado superior al 7%.

De momento, los fundadores de Parlem han inyectado algo más de cuatro millones de euros en la compañía, si bien no descartan efectuar otras rondas de financiación e, incluso, saltar al mercado alternativo bursátil (MAB) para conseguir más recursos. La compañía llevaba dos años en proyecto hasta que el pasado mes de julio se acabó forjando el proyecto definitivo, que se apoya en la red de Orange para prestar su servicio.

Parlem únicamente sirve actualmente servicios de telefonía móvil, pero se plantea ampliar sus servicios y ofrecer internet. Según explica la citada portavoz, muchos potenciales clientes se están interesando por servicios domésticos.