Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desarticulada una red de tráfico de personas entre Marruecos y España

Los cinco detenidos cobraban importantes sumas de dinero por ayudar a pasar la frontera

Las investigaciones localizaron a una menor que iba a ser trasladada a Francia

La Policía Nacional ha desarticulado en Valencia una organización criminal dedicada al tráfico de personas y colaboración en la inmigración ilegal entre Marruecos y Europa. Las cinco personas detenidas, acusadas de pertenencia a organización criminal, falsedad documental y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, ayudaban a cruzar la frontera a las víctimas cobrando importantes sumas de dinero.

Las investigaciones comenzaron cuando la policía tuvo conocimiento de que un ciudadano marroquí había llegado a España de forma irregular con ayuda de un grupo de personas marroquíes residentes en Manises (Valencia). La Policía Nacional ha explicado que la víctima, había pagado hasta 6.000 euros al cabecilla de la organización por subir a la furgoneta con la que éste le ayudó a cruzar la frontera por Algeciras. En el vehículo, según ha informado la policía, viajaban otras cuatro personas que también eran víctimas de la organización.

En el transcurso de la investigación, la policía comprobó que el conductor, de origen marroquí y considerado líder de la red de tráfico de personas, realizaba con asiduidad viajes entre España y Marruecos y que estos estaban relacionados con su actividad ilícita.

La vigilancia policial detectó la presencia de una menor marroquí que había sido captada en Marruecos para viajar ilegalmente a Francia previo pago de una fuerte suma de dinero por parte de su familia. La policía detuvo a uno de los miembros de la organización y a la esposa de este en el momento en que se disponían a trasladar a la menor a la estación de autobuses de Valencia para enviarla a Francia, donde vivía un miembro de su familia.

Los agentes averiguaron que el hombre detenido se había desplazado desde Italia para ejercer labores de control de la menor hasta la llegada a su destino final. La policía asegura que la menor había permanecido cuatro meses bajo vigilancia y custodia en el domicilio de la red que había colaborado en su entrada ilegal y su traslado. La investigación continúa abierta.

De los cinco detenidos, todos sin antecedentes policiales, dos pasaron a disposición judicial, mientras que los otros tres fueron puestos en libertad tras declarar, con la obligación de comparecer ante la Autoridad Judicial cuando para ello fuesen requeridos.