El soberanismo pasa al ataque contra Podemos

CDC ve a la formación de Iglesias como el “caballo de Troya” del proceso catalán

El presidente de la Generalitat, Artur Mas.
El presidente de la Generalitat, Artur Mas.Albert Garcia

La ambigüedad de Podemos respecto al proceso soberanista catalán mantiene en vilo a los partidos independentistas, que han identificado al partido de Pablo Iglesias como una de las principales amenazas en el camino hacia la secesión. Aunque Podemos no es hoy según las encuestas una alternativa clara al poder establecido en Cataluña, su irrupción en el Parlamento sí puede hacer peligrar la mayoría soberanista. Y esto preocupa seriamente a Convergència Democràtica, que ayer tildó a la formación de Iglesias como "el caballo de Troya" del proceso.

Podemos conseguiría, según el sondeo de la Generalitat de diciembre, la quinta plaza (9-11 diputados) en unas elecciones autonómicas en las que CiU y ERC están en situación de empate técnico. La irrupción de Podemos coincide con una caída de once puntos del sentimiento independentista. Esto, sumado a que el partido de Pablo Iglesias sí encabeza la intención directa de voto en Cataluña en unas elecciones generales, ha encendido todas las alarmas entre el soberanismo, que daba por hecho la consolidación del poder en manos de CiU o de ERC.

La ambigüedad del nuevo partido sobre Cataluña inquieta a todas las formaciones

La preocupación es especialmente fuerte en Convergència Democràtica. Su líder, Artur Mas, sigue sin aclarar si convocará elecciones después de Reyes. Algunos dirigentes de su partido creen que el auge de Podemos no hace más que complicar un panorama que ya era un verdadero campo de minas. El debate interno ahora en CDC es si es mejor convocar elecciones ya, antes de que Podemos crezca más, o si esperar a otoño, cuando el fenómeno del nuevo partido podría haberse desinflado con los comicios de mayo.

El coordinador general de Convergència, Josep Rull, aprovechó la amenaza de Podemos para volver a presionar a Esquerra Republicana para que acceda a formar una candidatura conjunta con CiU para las elecciones autonómicas. Rull dijo a la agencia ACN que la unión de ambos partidos daría a estas elecciones un fuerte carácter plebiscitario sobre la independencia. Y en este terreno, aseguró, Podemos se movería con menos facilidad. "Cuanto más normales sean las elecciones más facilidad tendrá Podemos para avanzar", advirtió antes de decir que esta formación es el "caballo de Troya del proceso".

Convergència aprovecha para presionar a ERC con la lista conjunta
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El partido de Pablo Iglesias defiende el "derecho a decidir" de Cataluña pero insiste que debe enmarcarse en un proceso constituyente previo a nivel nacional. La falta de un horizonte temporal claro para ello es lo que inquieta a los partidos soberanistas, que ven en las promesas de Iglesias una suerte de repetición del proceso de redacción del Estatuto de autonomía de 2006 que posteriormente fue recortado por el Tribunal Constitucional. Según Rull la oferta de Iglesias es la "versión 2.0" de las promesas que el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero hizo sobre Cataluña.

Las críticas a Podemos llegan en Cataluña desde todo el arco parlamentario. El PP le reprocha que para nada garantiza la unidad de España. Esquerra Republicana, aunque evita las críticas frontales a Podemos, les reprocha sin embargo que condicionen un referéndum en Cataluña a la consecución de un proceso constituyente en el conjunto de España. El portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, dijo la semana pasada no esperar "nada" del modelo territorial que ofrece Podemos en caso de ganar las elecciones generales.

Unió presiona para evitar el adelanto electoral

M.N.

La irrupción de Podemos es solo uno de los escollos que tiene Artur Mas para decidir si es o no un buen momento para convocar ahora las elecciones anticipadas que quiere convertir, de facto, en un referéndum independentista. La negativa de ERC a formar una lista conjunta con Convergència es el otro elemento que entorpece el plan del presidente de la Generalitat. Pero hay un tercero, que es la incógnita sobre si el matrimonio político que han formado Convergència i Unió durante más de tres décadas aguantaría una campaña electoral basada en la independencia. Ante tantas incógnitas Unió insistió ayer en que no es momento de convocar elecciones en Cataluña.

La portavoz de Unió, Montse Surroca, ironizó este sábado sobre la apuesta de los partidos independentistas, incluido su socio de CDC, por adelantar las elecciones en Cataluña. En un mensaje a través de Twitter, Surroca afirmó: “En Suecia, el Gobierno de izquierdas y cuatro partidos de la oposición se ponen de acuerdo por evitar elecciones anticipadas; saben que no interesa al país. ¡Igual que aquí!”.

De esta forma, Unió insiste en reclamar al presidente de la Generalitat y líder de CDC, Artur Mas, que no avance las elecciones catalanas, después de que el presidente catalán haya propuesto adelantar los comicios siempre que logre formar una candidatura única soberanista para convertir las autonómicas en un plebiscito sobre la independencia de Cataluña. También es una crítica a otras formaciones, desde ERC a Ciutadans, que también dan por caducada la legislatura por diferentes motivos.

Artur Mas y el líder de ERC, Oriol Junqueras, siguen negociando con la máxima discreción los términos de un eventual acuerdo que permita convocar elecciones. Sin embargo, las posiciones permanecen separadas en lo que a la lista conjunta se refiere. Los dirigentes de Convergència Democràtica creen que no habrá novedades antes de diez días. Pero tampoco está claro que Mas acabe convocando las elecciones. El presidente de la Generalitat tiene prevista una comparecencia ante la prensa el próximo martes 13 de enero en la que estaba previsto explicar las novedades. Sin embargo, la dirección de CDC matiza que no está ni mucho menos garantizado que la comparecencia sirva para convocar elecciones.

Sobre la firma

Miquel Noguer

Es director de la edición Cataluña de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha trabajado en la redacción de Barcelona en Sociedad y Política, posición desde la que ha cubierto buena parte de los acontecimientos del proceso soberanista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS