Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil se incauta de 327 kilos de cocaína perdidos en Ontinyent

La droga fue hallada por el encargado de una empresa al descargar unos contenedores

Un guardia civil muestra uno de los 327 paquetes de cocaina incautados. Ampliar foto
Un guardia civil muestra uno de los 327 paquetes de cocaina incautados. EFE

La Guardia Civil se ha incautado de 327 kilos de cocaína aparentemente perdidos en una empresa de Ontinyent. La operación, que tuvo lugar el 23 de diciembre, arrancó con la llamada del encargado de una mercantil ubicada en el polígono industrial del municipio valenciano. Mientras descargaba un cargamento de trapos de unos contenedores portuarios, el empleado descubrió unas bolsas deportivas y avisó a la Guardia Civil, según la explicación oficial facilitada este viernes.

Los agentes acudieron a las instalaciones de la empresa, donde se incautaron de 327 paquetes que contenían cada uno un kilo de droga. La Guardia Civil estima que su valor alcanza los 11 millones de euros.

Los contenedores procedían de una sociedad de El Salvador y tenían como destino la empresa de Ontinyent. En lo que va de año, la Guardia Civil ha intervenido unos 3.000 kilos de cocaína, un 30% más que el año anterior. El asunto está siendo investigado por el juzgado de Instrucción número 1 de la población de la comarca de La Vall d'Albaida y de momento no se ha informado de detenciones. El delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Serafín Castellano, ha destacado la "eficacia" de la Guardia Civil en la presentación a la prensa del alijo, que ha tenido lugar en el cuartel de la calle de Calamocha, en el barrio de Patraix de Valencia.

El fiscal jefe antidroga, José Ramón Noreña, afirmó hace unas semanas que la ciudad es un punto "neurálgico" para el narcotráfico debido a la importancia de su puerto, al aeropuerto y al hecho de encontrarse en la ruta por carretera entre Marruecos y Francia.

La Guardia Civil ha informado, por otra parte, de que va a subastar 1.276 armas mediante el sistema de pliego cerrado. Podrán pujar las "personas físicas y jurídicas legalmente habilitadas para su uso, tenencia o comercio". La subasta tendrá lugar en el mismo cuartel en el que hoy se ha exhibido la droga incautada, que es la sede de la comandancia de la Guardia Civil en Valencia. Las armas que no se vendan serán reducidas a chatarra.