Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra defiende la “honorabilidad” del PP ante el proceso por delito electoral

Costa apunta al partido, que le abre expediente junto a García, Serra e Ibáñez

Ricardo Costa, este martes, a su llegada al hemiciclo de las Cortes Valencianas, rodeado de periodistas.
Ricardo Costa, este martes, a su llegada al hemiciclo de las Cortes Valencianas, rodeado de periodistas.

“Si hay una enmienda a toda la labor del PP valenciano es su presencia en la tribuna, saltando a la comba con la línea roja de Fabra y recibiendo los aplausos de sus compañeros”. Con su tranquilidad habitual, el diputado socialista Julián López recriminó así a Ricardo Costa que saliera este martes a defender la posición del PP y a oponerse a sus enmiendas en el debate de los Presupuestos de la Generalitat en las Cortes Valencianas. “Me dice usted que hago trampa”, prosiguió el diputado, “como si yo fuera el procesado por la financiación ilegal de mi partido. Si hay una enmienda andante al PP es usted”. Costa se defendió en la réplica, recriminó a López su “ataque personal” y aseguró que con la actitud de negarse a prolongar el debate estaba “ofendiendo a los ciudadanos valencianos”.

Ocurrió poco después de las siete de la tarde porque, como recordó el socialista, la dirección del Grupo Popular no le ahorró a Costa la escena al permitir su intervención. Apenas una hora después, el PP comunicó que el lunes se había acordado abrirle expediente, con el exvicesecretario general David Serra, la extesorera Yolanda García y la todavía gerente Cristina Ibáñez. No se expedientó al exvicepresidente del Consell Vicente Rambla, que no tiene cargo público ni orgánico.

El socialista Julián López califica a Costa de “enmienda andante al PP”

Costa ya fue juzgado por su relación con la trama Gürtel y resultó absuelto en 2012, junto al expresidente de la Generalitat Francisco Camps, en el denominado caso de los trajes. Ahora va camino del banquillo otra vez por la financiación ilegal del PP valenciano en las campañas de 2007 y 2008, es decir, por delito electoral, junto a cuatro dirigentes y otras 14 personas, entre ellas varios empresarios y los cabecillas Francisco Correa y Álvaro Pérez.

El exsecretario regional del PP acudió a las Cortes Valencianas y declinó hacer declaraciones a los periodistas, que le aguardaban con expectación, aunque no evitó intervenir por la tarde en el debate. Su opinión se conoció indirectamente y se supo que no se considera responsable de una acusación que, en realidad, cree que va contra el partido. También se supo que desde el PP le animaron a no dejar el acta de diputado (supuestamente para no retrasar la instrucción si también dimitía la diputada y extesorera Yolanda García, lo que habría obligado al TSJ a plantear al Supremo su competencia en la causa). El presidente de la Generalitat y de su partido desmintió este último extremo. “En ningún caso”, dijo Alberto Fabra a los periodistas.

La oposición pide la dimisión de los dos procesados y que Fabra “pida perdón”

"Dejar trabajar a la justicia y colaborar con ella", pero al mismo tiempo "defender lo que se ha hecho desde el partido", fue la doble reacción que suscitó en Fabra el proceso por delito electoral. Fabra alegó que el Tribunal de Cuentas y la Sindicatura de Comptes no vieron irregularidades en los hechos de los que se acusa a los dirigentes del PP. "Queremos demostrar que el partido ha trabajado siempre dentro de la honorabilidad y las reglas de juego de la democracia", aseguró. Fabra confirmó que los dos únicos diputados procesados que quedan en las Cortes Valencianas han de dimitir. "El señor Costa ha dicho que en enero se irá", recordó. Y a preguntas de los periodistas sobre la dimisión de Yolanda García, añadió: "Se está trabajando para que así sea".

La oposición arreció en las exigencias de dimisión de ambos diputados. El socialista Antonio Torres, que calificó el del PP como “el gobierno más corrupto de toda la historia de la Comunidad Valenciana y de España”, incidió en que los populares usaron fondos públicos en beneficio de sus campañas, que pagaron en parte con dinero negro. Enric Morera, de Compromís, señaló que Fabra “llegó por Gürtel, designado desde Madrid, y se va con Gürtel”. Ignacio Blanco, de Esquerra Unida dijo que Fabra “debería pedir perdón como presidente del PP”.

Más información