El poder de los triples

Seis canastas seguidas de tres puntos dan la victoria al Laboral Kutxa en un duro encuentro frente al Fuenlabrada

El ala-pívot georgiano del Laboral Kutxa Tornike Shengelia y el ala-pívot británico del Fuenlabrada Daniel Clark.
El ala-pívot georgiano del Laboral Kutxa Tornike Shengelia y el ala-pívot británico del Fuenlabrada Daniel Clark.David Aguilar (EFE)

El Laboral Kutxa sumó un trabajado triunfo ante Montakit Fuenlabrada, 77-71, gracias a la inspiración en los triples en los cinco minutos finales para decantar un complicado duelo. En esa recta final los vitorianos encadenaron seis canastas desde los 6,75 metros que le llevaron a ganar el partido.

Emergió en ese papel Thomas Heurtel con tres triples, bien secundado por otros dos de San Emeterio y otro de Causeur que limaron la renta de cinco puntos, 59-64, y le permitieron afrontar el minuto y medio final con un cómodo 74-68.

El Fuenlabrada amplía su nefasta racha en el Buesa Arena y ya son 15 las visitas saldadas con derrota a pesar de que en mucho momentos del partido llegó a ilusionarse con el triunfo debido a su buen trabajo.

En un desangelado Buesa Arena Laboral Kutxa y Fuenlabrada arrancaron con problemas ofensivos y en los tres primeros minutos solo anotaron los tiros libres. Los de Luis Casimiro expusieron sus bazas anotadoras de Panko y Baron que le dieron ventaja en el marcador, 7-14 minuto siete, ante un Baskonia al ralentí sin encontrar el ritmo de partido.

Laboral K., 77-Fuenlabrada, 71

Laboral Kutxa (18+10+22+27): Heurtel (13), Causeur (15), Bertans (6), Shengelia (8), Iverson (3) -cinco inicial-, James (8), San Emeterio (8), Begic (6), Vujacic (6), Diop (0) y Tielle (4).

Fuenlabrada (17+20+17+17): Rodríguez, Baron (9), Panko (23), Clark (9), Akindele (9)-cinco inicial-, Díaz (3), Diagné, Vega (5), Burtt (13), Miso.

Arbitros: Bultó, Martínez Fernández, Cagide. Eliminado Panko (m.37), Begic (m. 38). Técnica a San Emeterio (m. 26).

Incidencias: Partido de la jornada 11 de la fase regular de la Liga Endesa disputada en el Buesa Arena de Vitoria ante 7.849 espectadores.

Navarro removió el equipo con un cuádruple cambio que surtió efecto y con un 11-3 de parcial enderezó el marcador para terminar dominando el primer acto, 18-17.

Se quedó clavado el Fuenlabrada en el punto 17, anotado por Díez con un tiro libre, y durante cinco minutos no vio el aro. Los locales pusieron tierra de por medio, 24-17 minuto 14, hasta que Panko rompió la sequía.

Ahí se inició un parcial de 4-20 que puso con su máxima renta a los madrileños en el intermedio, 28-37, ante un Baskonia blando en defensa, impreciso en ataque y sin poder frenar sus múltiples vías de agua.

No mejoró la puesta en escena local tras el descanso con cuatro minutos de colapso general en todas las líneas y sin dar la sensación de encontrar el remedio a la sangría.

Causeur rompió la mala racha local antes de empezar a pensar en atajar los once puntos de renta que acumuló el Fuenlabrada, 28-39. Encontró el francés a Shengelia como aliado para cimentarse en acciones individuales con las que mantenerse en el marcador.

Llegó a situarse a solo cinco puntos la briosa reacción local, 36-41, pero el juego colectivo y ordenado del Fuenlabrada le devolvió a su máxima renta con las acciones de Panko y Burtt, 36-49 minuto 28. Se sostuvo el Baskonia con los puntos de Causeur y una mejoría en la defensa que le llevó a cerrar el tercer periodo con una leve desventaja frente a los madrileños, 50-54, y todo por decidir en los diez minutos finales.

Los dos triples de San Emeterio, Causeur y tres de Heurtel obraron el milagro de la remontada, 74-68, con solo un minuto y medio. Además los de Casimiro perdieron a su referencia ofensiva Panko al cometer su quinta falta y dejar huérfano a su equipo del líder en ataque.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS