Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El puerto deportivo de Tarragona pide soluciones para frenar su degradación

Sólo permanecen abiertos 4 locales de los 58 existentes, la mayoría bares y restaurantes

Zona de bares y ocio del puerto deportivo de Tarragona.
Zona de bares y ocio del puerto deportivo de Tarragona.

La Asociación de Empresarios del Puerto Deportivo de Tarragona (Aeport) reclama a la Autoridad Portuaria (AP) y a las Administraciones soluciones urgentes para frenar la degradación de esta zona, sumida en los últimos años en un progresivo estado de abandono. El puerto deportivo de Tarragona celebrará en los próximos meses su veinte aniversario pero de los 58 locales de ocio y restauración existentes la mayoría ha bajado la persiana. Tanto es así que solo permanecen abiertos cuatro negocios que en su día se vendieron a elevados precios como concesiones administrativas por 30 años. “Quienes los compraron deben soportar mensualmente el pago de unos elevados gastos que jamás les han sido presentados en detalle”, afirman los empresarios, que señalan a Nàutic Tarragona, SA. (NTSA), sociedad que gestiona el puerto deportivo y que está controlada en un 35% por la AP.

El declive del lugar se inició en 2006 por la inseguridad derivada de constantes trifulcas nocturnas, que alejaron a los clientes de la zona. En 2011 el cierre de un paso a nivel de tren acabó por aislar el puerto deportivo de la ciudad, explica la Aeport, que pide construir una pasarela peatonal para salvar el paso. Esta asociación de empresarios denuncia que sus propuestas, como la implantación de un vivero de empresas, han caído en saco roto.

El declive del lugar se inició en 2006 por la inseguridad derivada de constantes trifulcas nocturnas, que alejaron a los clientes de la zona

La Aeport dice que, ante la llegada de la crisis, NTSA, con el acuerdo de la Autoridad Portuaria, empezó a rescindir contratos de cesión de los locales por la vía judicial a los empresarios que no podían pagar gastos “completamente arbitrarios y opacos”. Esto ha ocurrido en seis o siete locales, esgrimen los empresarios.

La AP, presidida por Josep Andreu (CiU), rehusó ayer responder estas acusaciones afirmando que no “se corresponden en absoluto con la realidad” y que continuarán trabajando para salvar el proyecto. Los empresarios señalan la AP como presunta principal responsable “del hundimiento de la zona en una más que probable intención de dejar morir el puerto gracias a alguna agenda oculta que nadie se atreve a desvelar”. La asociación se refiere a un Real Decreto del Gobierno de julio que contempla la posibilidad en determinados casos de instalar hoteles en zonas portuarias.

Los empresarios piden que se instale en el puerto deportivo al menos una sede de la organización o la oficina de prensa durante los Juegos Mediterráneos del 2017, que se celebrarán en la ciudad. También creen que con ayuda de las Administraciones el puerto deportivo puede volver a ser un reclamo para los vecinos, además de un filón turístico.