Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ignasi Aballí, primer artista español en ganar el premio Joan Miró

El galardón está dotado con 70.000 euros y la producción de una muestra itinerante

Ignasi Abalí en su estudio con material de uno de sus collages. Ampliar foto
Ignasi Abalí en su estudio con material de uno de sus collages.

“Ganar este premio supone una gran alegría y un estímulo importante porque me permitirá realizar proyectos que llevan tiempo esperando su oportunidad”. Lo afirmó Ignasi Aballí (Barcelona, 1958), que admitió haber pasado “por todo un espectro emocional de la sorpresa a la responsabilidad”, tras conocer la decisión del jurado internacional que le ha concedido el prestigioso Premio Joan Miró, dotado con 70.000 euros. El galardón, que celebra su quinta edición, incluye, además, la producción de una exposición, que se presentará en 2016 en las sedes de las entidades organizadoras: la Fundación Miró de Barcelona y la Fundación La Caixa, que aún no ha elegido en cuál de los siete CaixaForum recalará la itinerancia. “Aún no he tenido tiempo de pensar detenidamente en la muestra, pero no será una retrospectiva, habrá mucha obra nueva y las obras que ya existen en muchos casos serán actualizadas en relación con el espacio”, aseguró Aballí, demostrando total empatía con un premio que fue creado no sólo para reconocer la trayectoria de artistas relacionados conceptual y dialécticamente con la obra de Miró, sino también para proporcionar nuevos estímulos e impulsos a creadores en la mitad de su carrera.

Una obra de Ignasi Aballí. ampliar foto
Una obra de Ignasi Aballí.

En el caso de Aballí los puntos de contacto con Miró se centran en el cuestionamiento de los límites de la pintura y la representación, la atención meticulosa a los elementos más imperceptibles de la realidad y el papel de mentor de jóvenes artistas, que desempeña como profesor de la Escuela Massana. “Su obra desarrollada a lo largo de 30 años en diversos medios, es conocida por su poderosa sutileza y su predilección por la recuperación y reactivación de los elementos más invisibles e ignorados de nuestro entorno”, destacó en su dictamen el jurado formado por Alfred Pacquement, director del Centro Pompidou de París, Vicente Todolí, director artístico del Centro de Arte HangarBicocca de Milán, Poul Erik Tøjner, director del Louisiana Museum of Modern Art de Dinamarca, Nimfa Bisbe, directora de la Colección de Arte Contemporáneo Fundación la Caixa y Rosa Maria Malet, directora de la Fundación Miró.

Así como aprovecha el espacio, Aballí incluye en su proceso de creación también el azar y elementos casuales, como el polvo que, en la obra homónima, dejó acumular a lo largo de 10 años sobre una tela. Otra característica de su lenguaje es una estrategia de catalogación de la realidad cotidiana, por ejemplo en base a largas series de números de lotería o elencos de recortes de periódicos, en una especie de muestra taxonómica basada en palabras clave, que evidencian la reacción del artista a la abundancia de imágenes y su escasez de significado.

Es la primera vez en cinco ediciones que el galardón recae en un artista español, antes los premiados fueron un hombre (Olafur Eliasson ) y tres mujeres (Pipilotti Rist, Mona Hatoum y Roni Horn), un porcentaje especialmente inusual en el mundo del arte. Conocido sobre todo por sus collages y el uso de la palabra escrita como elemento plástico, Ignasi Aballí trabaja desde hace más de veinte años con la galería Estrany - De la Mota. En 2005 el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba) le dedicó una amplia exposición, que itineró por Gran Bretaña y Portugal, con las obras realizadas en los últimos 15 años, piezas bidimensionales, instalaciones, vídeos e intervenciones pictóricas en las paredes del museo. En estos años sus obras han estado presentes en un gran numero de colectivas internacionales, incluida la Bienal de Venecia de 2007.