Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bayona, más allá del tsunami

El director rueda en Terrassa 'Un monstruo viene a verme', un drama fantástico con Sigourney Weaver, Liam Neeson y Felicity Jones que se estrenará en otoño de 2016

Juan Antonio Bayona (Barcelona, 1975) no lo tiene fácil. Después de películas como El Orfanato, con la que debutó en 2007 y Lo Imposible, la película más taquillera de la historia del cine español que lo encumbró en 2012, tiene el listón muy alto. Pero Bayona, amigo de los grandes retos, no le dan miedo las películas difíciles. Un monstruo viene a verme es su último proyecto. Después de tres semanas rodando exteriores en Inglaterra, ahora está en Terrassa, localidad cercana a Barcelona donde les esperan 12 semanas de intenso trabajo. Para lograr que su tercer largometraje supere la enorme ola que representó Lo imposible se ha rodeado de su equipo técnico habitual y de actores internacionales como Sigourney Weaver, Liam Neeson, Felicity Jones, además de Lewis MacDougall, de 12 años, seleccionado de un casting en el que participaron cerca de 1.000 niños.

Imagen del 'making of' de la película con el director J. A. Bayona y el niño protagonista Lewis MacDougall. ampliar foto
Imagen del 'making of' de la película con el director J. A. Bayona y el niño protagonista Lewis MacDougall.

Basada en el novela de Patrick Ness A monster calls, que ha colaborado en el guion, la película es un drama fantástico que narra la historia de Conor (MacDougall), un niño que trata de hacer frente a la enfermedad que le acaban de diagnosticar a su joven madre (Jones); la llegada a su mundo de su austera y rígida abuela (Weaver) que se hace cargo de él y, sobre todo, de un monstruo en forma de árbol (Neeson) que le visita por las noches para que acepte la cruda realidad que le toca vivir. Con la película, Bayona cierra la trilogía sobre las relaciones maternofiliales que inició con sus anteriores largometrajes.

"El cine es un estado de vigilia entre realidad y ficción. Esta es una película más de género que Lo imposible, pero que toca el tema de la familia de una forma más abierta y realista que El orfanato, aunque comparten la muerte en el horizonte y la intensidad de las emociones”, explica Bayona rodeado de sus actrices, tras rodar una escena en uno de los platós contiguos en la que, aseguran, han acabado todos, actores y equipo técnico llorando a lágrima viva, incluso Paolo Vasile, consejero delegado de Mediaset España, que no ha querido perdérsela.

"Me siento muy afortunada de participar en esta película con un director con un talento y enfoque únicos, porque Bayona más que un director, es un creador de películas, algo que no se puede decir de todos", explica Weaver, que da vida a su primera abuela cinematográfica, sin parar de lanzar piropos al director, sentado a su lado. De hecho, asegura, “acepté el proyecto sin conocer el guion, guiándome solo de los trabajos anteriores, aunque cuando lo leí me pareció un proyecto excitante”, confiesa la glamurosa actriz. "El guion de Lo imposible y de esta película estaban en la Black List [la lista de guiones que más gustan en Hollywood en busca de financiación], pero el cine americano es cada vez más conservador, los productores de allí no quieren arriesgar y priman películas de superhéroes y franquicias”, asegura Bayona bajo la atenta mirada de Vasile, de Telecinco Cinema y Belén Atienza, de Apaches Entertainment, sus productores.

En el cine nada es lo que parece. Visitar los decorados donde se rueda la película es comprobar lo complicado que es trasladar a imágenes una historia del papel. En 3.500 metros cuadrados de los cuatro platós del Parc Audiovisual de Terrassa se han recreado las viviendas y todas sus estancias de estilo victoriano de la madre y la abuela, la habitación de un hospital y el patio posterior de la vivienda de Conor, a las afueras de Manchester. Eugenio Caballero, ganador de un Oscar en 2007 por la dirección artística de El laberinto del fauno, de Guillermo del Toro y director de producción de la cinta, descubre los secretos de estas enormes estructuras creadas entre andamios de hierros, como los paneles de las paredes deslizantes que permiten a las cámaras trabajar con más espacio. "Es lo que tiene rodar en un decorado y no en una casa", explica Caballero mientras una escalera desaparece sobre unos raíles dejando libre todo el espacio.

El frío de los andamios de hierro que dan forma y aguantan las estructuras de madera de las casas desaparece tras acceder a su interior donde no falta ningún detalle y parece que sus habitantes acaben de salir o estén a punto de regresar. Desde las ventanas de estas falsas casas se pueden ver enormes forillos con fotografías de los paisajes ingleses de Manchester, una población que comparte con Terrassa su intenso pasado textil. "Una vez montada la película será imposible saber que el paisaje no es real", explica Caballero.

La nueva película de Bayona, que no llegará a las pantallas hasta otoño de 2016, contará con grandes efectos especiales. Si el reto a batir técnicamente en Lo Imposible fue crear la enorme ola que acababa con todo, en esta película es el monstruo árbol (un enorme tejo de 12 metros situado en un siniestro cementerio) al que dará vida Neeson. La técnica utilizada será la perfomance capture aplicada en películas como Avatar, de James Cameron o la trilogía de El señor de los anillos, de Peter Jackson.

La película, que dispone de un presupuesto superior de 25 millones de euros, será distribuida en Estados Unidos por Focus Features y cuenta con la participación de Participant Media, RiverRoad Entertainment y Lionsgate.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información