El informe del comedor escolar colma la paciencia de los directores

Educación les exige detallar las ausencias de alumnos becados para pagar los gastos Los directivos se rebelan ante las cargas burocráticas y reclaman administrativos

"Es la gota que colma el vaso", aseguró ayer Vicent Ripoll, presidente de la Asociación de Directores de Centros de Primaria e Infantil, ante la exigencia de la Consejería de Educación de que informen cada mes de "los días que cada alumno beneficiario de ayuda de comedor, así como el resto de comensales, han hecho uso del servicio el mes anterior", con el fin de "proceder al pago de las cantidades correspondientes tanto de las ayudas de comedor como de gastos de funcionamiento".

Los directores entienden que, a partir de ese control diario de la asistencia al comedor que se le pide a los equipos directivos, Educación quiere descontar la parte correspondiente de los pagos al centro, como así lo manifestaron el martes los responsables de numerosos centros alicantinos a las puertas de la delegación territorial de la provincia. "No podemos más", aseguraba este miércoles, Vicent Ripoll, tras reunirse con la permanente de la asociación que preside en un encuentro al que asistieron más de 80 directivos de Valencia y Castellón. 

 "No solo es una medida injusta, sino que además nos carga de más tareas burocráticas sin disponer del personal administrativo necesario", agrega este director de Valencia. Los directores de Valencia y Castellón se concentrarán en la consejería y entregarán el próximo día 3 de diciembre un escrito reivindicativo dirigido a su máxima responsable, María José Català, similar al que entregaron el martes sus colegas de Alicante.

Como consecuencia de las últimas instrucciones relativas al servicio de comedor, en el escrito solicitan "urgentemente una reunión con los equipos directivos de Valencia, Alicante y Castellón, de los responsables del servicio para buscar soluciones que mejoren el servicio y que no supongan otra carga burocrática y administrativa para los centros".

También solicitan con urgencia iniciar las actuaciones necesarias para dotar a los centros de Infantil y Primaria de la Comunidad Valenciana de personal administrativo". Piden, asimismo, "la revisión de la normativa que regula las horas de dedicación al cargo" y el replanteamiento de la organización de los horarios lectivos de 45 minutos", puesto que consideran que "no están siendo eficaces" y que no contribuyen a una mejoría del desarrollo curricular general".

La Confederación de asociaciones de madres y padres de alumnos Gonzalo Anaya se sumó ayer a lo que calificó de "rebelión de los directores" y criticó que a partir de ahora se vaya a "descontar las faltas de asistencia al comedor en concepto de gastos y ayudas", por considerarlo "un nuevo recorte económico a los comedores escolares que pone en juego su funcionamiento y calidad".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"Esta medida", vaticina la Gonzalo Anaya, "solo provocará una devaluación del servicio del comedor y una pérdida de calidad y supone una nueva manera de atacar los servicios complementarios de las escuelas públicas como el comedor, donde los gastos fijos son los mismos falten o no los escolares becados". Por su parte, la Administración educativa  ha argumentado que cumple una instrucción dada por la Intervención y que las ayudas que se conceden se pagan siempre y cuando se haga uso de las mismas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS