Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alcaldesa de Benalmádena expulsa al edil que la aupó al cargo

Paloma García Gálvez (PP) mantiene las funciones de otros dos concejales independientes

El concejal Francisco Salido en una foto de 2012. Ampliar foto
El concejal Francisco Salido en una foto de 2012.

El pacto de gobierno en Benalmádena (Málaga, 69.002 habitantes) se tambalea apenas dos años después de su constitución. La alcaldesa, Paloma García Gálvez (PP), anunció este martes que retira todas las competencias al hasta ahora primer teniente de alcalde, Francisco Salido, de Unión Centro Benalmádena (UCB), concejal de Bienestar Social y del puerto deportivo de este municipio de la Costa del Sol. La regidora justificó su decisión en que Salido se ha negado a cumplir su orden “directa” de destituir al secretario del consejo de administración del recinto portuario, José Manuel López Merino, también del partido independiente y condenado por intrusismo profesional por ejercer como abogado sin estar colegiado. Este también se queda sin sus funciones.

La vida municipal de Benalmádena, siempre convulsa, se agita de nuevo a escasos seis meses de las próximas elecciones municipales. El PP, con 11 concejales, se hizo con la Alcaldía en junio de 2012 tras presentar una moción de censura contra el socialista Javier Carnero con el apoyo de Salido y de otros dos ediles de su grupo. Los tres representantes de UCB sostenían hasta ese momento en el poder al PSOE (7 concejales), que también contaba con el respaldo de IU (2). En la Corporación municipal hay otros dos miembros no adscritos.

La regidora, en cambio, mantiene las competencias de los otros dos ediles de UCB que forman parte de su gobierno, Concepción Tejada y Juan Olea, que acumulan seis departamentos. Eso le garantiza, de momento, seguir gobernando con estabilidad.

“No voy a permitir que ocupe ningún cargo en este Ayuntamiento cualquier persona condenada en firme cuya falta de honradez profesional quede constatada, mucho menos, cuando se trata de un caso tan flagrante como este”, argumentó García Gálvez, que alegó “falta de confianza” en Salido por no “asumir ese principio”.

Además de este episodio, el líder de UCB ha sido citado a declarar como imputado próximamente por un juzgado de Torremolinos por presuntas irregularidades en las cuentas del comedor social de Benalmádena, tras la denuncia presentada por la edil Encarnación Cortes (con el asesoramiento del Partido X), que abandonó esta formación poco antes de la última moción de censura. Además de este político, también han sido llamados por el juez López Merino y otros cuatro responsables de la asociación que gestiona este servicio de ayuda, entre ellos, un hermano y un cuñado de Salido, según la denunciante. La investigación se basa en un informe del interventor municipal que detectó gastos sin justificar de algo más de 260.000 euros, un 80% del total de las ayudas recibidas por el comedor social.

Salido también se ha enfrentado durante su mandato, junto a la alcaldesa, a la retirada de la concesión para ampliar el puerto deportivo del municipio (Puerto Marina), el más grande de Andalucía. La Agencia Pública de Puertos de Andalucía (APPA) tomó esta decisión en marzo pasado, entre otros motivos, porque el Ayuntamiento no presentó el proyecto constructivo (la idea era duplicar el número de atraques).